La nueva vicepresidenta del PDeCat, Miriam Nogueras, ha confirmado hoy los peores temores del Gobierno cuando ha afirmado en Catalunya Radio que «sí, Pedro Sánchez lo va a tener más difícil a partir de ahora». Tras el convulso congreso de los ex convergentes de este fin de semana, que ha servido para que Carles Puigdemont se hiciera con las riendas del partido, pese a la oposición de casi un tercio de los asociados, la nueva número dos del PDeCat ha confirmado esta mañana que las cosas van a cambiar en el Congreso.

Una de las claves de la ruptura de Puigdemont y Marta Pascal, hasta ahora coordinadora general del PDeCat, que el sábado renuncio a seguir en la ejecutiva por la oposición, fue el apoyo de los soberanistas a la moción de censura de Pedro Sánchez. Preguntada por su apoyo a esa decisión, Nogueras ha evitado exponer abiertamente su oposición a ese movimiento, censurado por Puigdemont, pero ha dejado claro que tras el cónclave del fin de semana «estamos más ordenados» y eso se va a notar en la gestión del Grupo en el Congreso.

«A partir de ahora lo que sale de este congreso es voluntad de coordinarnos, tenemos que ser muy críticos, estamos en momentos muy duros, con compañeros en prisión y exilio. Lo que tenemos que tenemos que hacer es coordinarnos, y eso no se había hecho suficientemente bien, ahora nos coordinaremos más» ha advertido. Una coordinación que ha dejado claro que se refiere al mandato político que ejerce Puigdemont desde Alemania y, en los próximos días, Bruselas.

«Nos hacía falta ordenarnos, a partir de ahora nos coordinaremos más» avisa Nogueras preguntada por la moción de censura

«Ahora estamos ordenados, nos hacia falta ordenarnos» ha insisitido Nogueras, dejando claro que las decisiones tomadas por la actual dirección del Grupo, Jordi Xuclà y Carles Campuzano, auspiciadas por Marta Pascal y en contra de la voluntad de Puigdemont han tocado a su fin.

En este sentido, ha defendido que al PDeCat «lo que le importa es la república, pero es cierto que en el Congreso se toman decisiones en las que tenemos que estar». A partir de ahora nos coordinaremos con el Govern, el Consell de Transición -el órgano integrado por los ex consellers presos que debe pilotar la transición del PDeCat a la Crida- y tomaremos decisiones conjuntas en función de la estrategia que marquemos».

Nogueras ha recordado, además, la debilidad del Gobierno en el Congreso, que ha contrapuesto con la mayoría parlamentaria del independentismo en Cataluña. «El gobierno catalán es mucho más fuerte que el español, nosotros tenemos mayoría en el Parlament» ha argumentado preguntada por el último enfrentamiento entre JxCat y ERC en la cámara autonómica.

Pese a ello, Nogueras se ha mostrado dispuesta al diálogo. «No tenemos otra opción que dialogar» ha reconocido, «lo que no pueden pretender es que nos pasemos diez años dialogando sin llegar a una solución para Cataluña».