La candidatura auspiciada por Carles Puigdemont y liderada por David Bonvehí se ha impuesto en la Asamblea del PDeCat con un 65% de los votos. Un resultado que refleja la incomodidad de parte de las bases neoconvergentes con el asalto al poder de los puigdemontistas y el modo en que Marta Pascal ha sido expulsada de la dirección del partido.

«De aquí hoy salimos todos con mandato claro» ha advertido pese a todo Puigdemont en un vídeo grabado desde Alemania en el que ha insistido en la necesidad de unir a todo el independentismo bajo un mismo paraguas. «Los espacios ideológicos han de seguir existiendo pero debemos hacer de la defensa de Cataluña la prioridad» ha afirmado para concluir que la Crida lanzada junto a Jordi Sánchez y Quim Torra es la respuesta a ese anhelo unitario del independentismo.

Torra apela a aprovechar el «enorme liderazgo transversal» de Puigdemont

Torra ha insistido en esa apelación a la unidad independentista y ha defendido la necesidad de «aprovechar liderazgos transversales». En este contexto, ha destacado que «tenemos un liderazgo enorme, Puigdemont» para referirse a continuación a Oriol Junqueras, los ex consellers en prisión y  los Jordis. «No podemos prescindir de ningún liderazgo».

Bonvehí reconoce el castigo de las bases

El nuevo presidente del partido, David Bonvehí, ha reconocido por su parte el castigo de las bases al modo en que se ha liquidado el liderazgo de Marta Pascal. «Soy consciente que hemos tenido un  65% de votos» ha dicho «porque yo no tengo la trayectoria de Artur Mas, pero también porque hemos hecho las cosas mal».

Bonvehí, número dos con Pascal y aupado ahora a la presidencia para desbancar a la anterior líder del partido ha felicitado a su inesperado rival, David Torrens, por el resultado obtenido y le ha dado la razón en la reivindicación de listas abiertas. «Pero he sido colaborador y a la vez víctima del funcionamiento del partido» ha reconocido.

Quien durante dos años ha ocupado la secretaría de Organización del PDeCat ha sido crucial en la actualización de estructuras humanas y económicas emprendida durante estos dos años por Pascal. Y hasta hoy se inscribía en el sector más moderado del partido, especialmente desde que hace un año protagonizó una polémica con ERC tras ser grabado en un restaurante asegurando que el partido debería apostar «por un candidato autonomista» y alejarse de la «radicalidad» de la CUP si no conseguían sacar adelante el referéndum.

30% de apoyo a las listas abiertas

La candidatura alternativa presentada por el desconocido Torrens, anunciada hoy por oposición a la lista cerrada planteada por los nuevos líderes del partido, ha obtenido el 28,9% de los votos. La Comisión Delegada integrada por los ex consellers en prisión, que debe pilotar la transición a la Crida, ha sido ratificada sin embargo con el 95% de los votos.

Antes de proclamar los resultados se ha leído la carta de los ex consellers presos Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn escrita para ser leída el viernes, cuando pensaban que Marta Pascal ya habría renunciado a liderar el partido. Una misiva en la que los tres ex consellers advierten que de la Asamblea debe salir «un sí nítido y con todas las consecuencias a la Crida» que ya ha sumado más de 40.000 adheridos en cinco días.

«Vivimos un tiempo de excepción» añade la misiva, que pedía «generosidad» tras recordar sus «sacrificios» y reclamar «responsabilidad» a los nuevos líderes del partido para dar respuesta a la esperanza que a su juicio han depositado en ellos los catalanes para que «sepamos dar continuidad al camino que empezamos el 1-O».

La última jornada de la primera Asamblea del PDeCat se ha saldado con la aprobación de las ponencias y la elección de una ejecutiva que certifica, de hecho, la disolución del partido heredero de Convergencia para subsumirse en una nueva marca electoral, la Crida Nacional por la República (CNR) de Carles Puigdemont.

La nueva ejecutiva elegida, liderada por David Bonvehí, cuenta de hecho con buena parte del equipo formado por  Marta Pascal que ha pilotado el partido durante los dos últimos años. La diputada en el Congreso Miriam Nogueras, como vicepresidenta, será la voz de Puigdemont en la ejecutiva, a la que se incorporan también Lourdes Ciuró y Pere Soler como representantes del sector crítico.

El auténtico poder, sin embargo, estará en la Comisión creada para pilotar la transición hacia la Crida, formada por los ex consellers Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn y Lluís Puig, en la que se integrarán también Bonvehí y Nogueras.

Los cuadros mantienen las incompatibilidades

Las votaciones de las ponencias han permitido asistir a la última resistencia del oficialismo neoconvergente frente al nuevo liderazgo de Puigdemont, aupado por Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn. La primera y más relevante a nivel interno, en la ponencia organizativa, en la que los cuadros del PDeCat han impedido que se suprima la rígida política de incompatibilidades del partido, que mantendrá a los nuevos hombres fuertes, los consellers Miquel Buch y Damià Calvet, fuera de la ejecutiva.

El sector crítico presentó una enmienda para suprimir esas incompatibilidades, que ha sido rechazada por 477 votos en contra y 286 a favor. De este modo, los estatutos del partido excluyen del acceso directo a la ejecutiva a los consellers, aunque pueden ser incorporados más adelante pidiendo una revisión de excepcionalidad.

En la ponencia política ha sido rechazada además la enmienda que proponía fijar como «inmediata» la voluntad de constituir la república catalana. Por apenas nueve votos, el PDeCat ha acordado dejar la redacción en sus términos originales, que aboga igualmente por la independencia afirmando que el objetivo del partido será “constituir la república lo más pronto posible”.

Lista alternativa

El segundo revolcón a la nueva dirección ha venido de la agrupación de Badalona, cuyo líder, David Torrens -mosso en excedencia- ha presentado una lista alternativa para evidenciar su rechazo a las listas cerradas y bloqueadas impuestas por la dirección.

Torrens ha argumentado ante la prensa su voluntad de votar listas abiertas, para demostrar el apoyo real de cada uno de los candidatos a la nueva ejecutiva. Su lista, integrada por 21 candidatos, ha sido derrotada por el nuevo oficialismo.