Marta Pascal ha apelado hoy a la unidad a su llegada a la primera Asamblea Nacional de PDeCat, el cónclave que debe decidir el futuro del partido, su incorporación a la Crida de Carles Puigdemont o el cisma de la antigua Convergencia Democrática. La coordinadora general llega en una posición de extrema debilidad al cónclave, con prácticamente todos los cargos en su contra. Pero confía en la movilización de las bases que ya le llevó al frente del PDeCat hace dos años para forzar una candidatura de consenso con el sector crítico.

«No hay nada roto, no hay diferencias insalvables» ha argumentado Pascal para defender la opción del pacto con los críticos. Un sector liderado oficialmente por el alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals, pero auspiciado por Carles Puigdemont desde Bélgica y Alemania, que no está dispuesto a permitir que la actual coordinadora siga al frente del partido.

Esta vez, sin embargo, tiene en su contra a un Carles Puigdemont que ha amenazado con abandonar el partido y provocar un cisma en la antigua convergencia si Pascal no abandona la coordinación general. Cuenta para ello con el apoyo de buena parte de los cargos electos, diputados, consellers y alcaldes, el poder institucional del partido. La mejor escenificación de ese enfrentamiento: la ausencia de Puigdemont y el president Quim Torra del cónclave. Torra debía inaugurarlo y Puigdemont enviar un mensaje de video, pero ni uno ni otro hablarán ante los militantes.

Consellers y diputados escenificaban con corrillos a su llegada al cónclave que el poder del partido ha abandonado a su dirección. Con ironía, el conseller de Interior y ex líder de la Asociación de Municipios, Miquel Buch, aseguraba a su llegada a la Asamblea: «irá bien, bien para mi y para la Crida» tras contar fuerzas con el conseller de Territorio, Damià Calvet, la presidenta del partido en Barcelona, Mercè Homs, y el líder en el convergente en la capital catalana, Xavier Trias.

La fuerza de las bases

«Estamos trabajando en una candidatura de consenso» ha insistido Pascal pese a los insistentes rumores que la dan por amortizada al frente del partido. «Noto espíritu de suma por todos lados, estoy convencida de que el domingo saldremos con un equipo reforzado y cerrando bien esta asamblea». La coordinadora general ha apelado para ello a los «más de 1.900 asambleístas apuntados nos ayudaran a hacer un buen trabajo».

Pascal ha recordado, en este contexto, que la votación de los cargos «está abierta a toda la militancia, seguimos fieles al congreso fundacional que nos marcaba no hacer un partido de delegados, sino un partido abierto, moderno y muy transparente». Una militancia a la que necesita conquistar con su informe de gestión presentado esta tarde a puerta cerrada, aunque no se votará hasta el domingo

«Tenemos ganas de explicar lo que hemos hecho y de seguir trabajando en esta línea» ha asegurado una Pascal que ha intentado mostrarse conciliadora, expresando su plena disposición a sumarse como partido a la Crida del president Puigdemont. «Pero a la vez también queremos salir de la Asamblea con un partido fuerte, solido, consolidado y unido. Creemos que es perfectamente compatible la llamada de país que hace el president con el llamamiento de partido que nosotros hacemos para salir fuertes y convencidos de este fin de semana».

Trias apela a la unidad

Trias, escogido presidente del congreso, ha dado un espaldarazo a Pascal, a la que ha reconocido la gestión al frente del partido en tiempos difíciles. «Aquí se unen la gente del exilio, la prisión y los que han dirigido el partido en una situación muy difícil» ha advertido el histórico dirigente convergente tras hacer una insistente apelación a la unidad en la apertura del cónclave.

Lo ha hecho tras la infructuosa visita de Pascal a la prisión de Lledoners, donde se ha reunido con los ex consellers y dirigentes del partido Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, todos ellos con fuertes resortes de poder en la ex convergencia. Pero no ha obtenido su apoyo a la candidatura unitaria que intenta lanzar ahora, para evitar la fractura del partido.

«Nos encontramos en un momento extraordinario en el que se hace una Crida Nacional para dar un paso adelante» ha señalado Trias. «Para juntar al máximo de gente debemos de hacerlo con el máximo espíritu unitario, tenemos que ser capaces de entender que la unidad es básica para el futuro y lo que queremos para el país» ha concluido el ex alcalde, que ha pedido «generosidad buscando la cohesión» para ser capaces de superar momentos difíciles.