La Comisión Bilateral Estado-Generalitat se reunirá la próxima semana en Barcelona. Así lo han acordado hoy la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y el conseller de Acción Exterior y Asuntos Institucionales, Ernest Maragall, dando cumplimiento al acuerdo alcanzado por Pedro Sánchez y Quim Torra para fijar en las comisiones bilaterales con base en el Estatut la recuperación del diálogo entre ambas administraciones.

Batet y Maragall se han reunido hoy por primera vez en Madrid, dentro de la ronda de contactos de los consellers con ministros del Gobierno Sánchez, que ha llevado también al conseller a entrevistarse con el ministro de Exteriores, Josep Borrell.

El encuentro con Batet debía servir para poner fecha y fijar los temas del primer encuentro de la Comisión Bilateral, inactiva durante los últimos siete años, que abrirá la puerta a las comisiones sectoriales de Economía, Infraestructuras y Transferencias. Un encuentro que, según Batet debe servir como  “primera toma de contacto para poner a funcionar el resto de comisiones mixtas”.

Maragall, sin embargo, ha ido más allá, fijando entre los puntos del orden del día que quiere tratar la Generalitat los «derechos» de los políticos en prisión por participación en el 1-O y la reivindicación del derecho de autodeterminación de Cataluña. Esto es, la celebración de un referéndum de independencia pactado con el Gobierno, pese a que Pedro Sánchez ya ha descartado ese escenario.

Encuentro Borrell-Maragall

Previamente, el conseller ha reclamado al titular de Exteriores la aprobación de los informes preceptivos del Gobierno para poder reactivar las delegaciones de la Generalitat en el Exterior, un objetivo prioritario para el gobierno de Quim Torra. Una petición que Borrell se ha comprometido a atender, aunque ha dejado claro que el Gobierno velará por el cumplimiento de la legalidad en el trabajo que desarrollen esas delegaciones.

El encuentro ha reunido a dos antiguos dirigentes del PSC que siempre han mantenido posiciones encontradas, pese a lo cual Borrell ha asegurado que se ha tratado de una entrevista «provechosa». El encuentro con Batet, sin embargo, ha sido «más cordial y más útil» según Maragall.

Paralelamente, el presidente de la Generalitat ha recibido hoy a la Delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, a la que ha reclamado la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña, para poner en marcha los acuerdos alcanzados por el anterior Govern con el Ministerio del Interior de Juan Ignacio Zoido.

Torra reclama a la delegada del Gobierno reunir la Junta de Seguridad de Cataluña

Elsa Artadi ha recordado tras el encuentro que el pasado junio se acordó poner en marcha nuevos mecanismos de intercambio de información en materia antiterrorista entre la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra -intercambios que después serían cuestionados durante la gestión de los atentados de Barcelona-. Artadi se ha referido además a la integración de los Mossos en el CITCO, el centro de información de los cuerpos de seguridad, en el que ha reconocido un «mínimo avance» además del acceso de la policía autonómica al sistema Siena de Interpol.

Ha omitido, sin embargo, que esos acuerdos se vieron frenados por la celebración del 1-O, en el que la Generalitat se volcó con episodios de espionaje de los Mossos que investiga la Justica, y la posterior declaración de independencia y aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Cunillera, por su parte, la reclamado a Torra la participación de los miembros de su gobierno en las comisiones multilaterales del Gobierno con las comunidades autónomas. «Hablar no hace daño a nadie, en la multilateral del otro día se hablaba del techo de déficit para las autonomías, es un dinero que va a paliar necesidades de la sociedad de catalana». «Como catalana, ha añadido, me hubiera gustado que mi conseller estuviera allí».