Los taxistas de Barcelona mantendrán el paro y la ocupación del centro de la ciudad hasta mañana, cuando se reúne la Comisión Nacional del Transporte en la que el Gobierno propondrá traspasar las competencias sobre vehículos con conductor a las comunidades autónomas y blindar la proporción 1/30 entre licencias de taxi y de VTC.

Y han lanzado un reto a los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Barcelona: que participen mañana en la asamblea convocada tras la reunión de la Comisión, en la que se votará el fin de la huelga, si se confirman las promesas del Ministerio de Fomento. Así lo ha propuesto el portavoz de Élite, Tito Álvarez, ante los taxistas convocados para explicar los acuerdos alcanzados con el Gobierno.

«Hemos conseguido unir a todo el taxi de España» se ha felicitado Álvarez, para exponer a continuación los logros alcanzados con Fomento, unos compromisos que no han sido aceptados por los taxistas hasta que el Ministerio no ha modificado su anuncio inicial para recoger todas las exigencias del sector. «Tan difícil era poner las cosas claras» se ha lamentado Álvarez para justificar sus exigencias, calificadas por la patronal de las empresas de VTC, Unauto, como un «chantaje» aceptado por el Ejecutivo.

La asamblea ha ratificado además la propuesta de establecer servicios mínimos para dar cobertura a hospitales y clientes con necesidades especiales, que se sumarán a los servicios contratados por la administración para el transporte de enfermos en tratamiento a centros médicos.

«Ahora debemos hacer un gesto de buena voluntad con la ciudad» ha explicado Álvarez para proponer unos servicios mínimos limitados a los hospitales y «controlados por las empresas» de taxis, que han sido aprobados a mano alzada por unanimidad.

En defensa de Colau

Conscientes de la permisividad del Ayuntamiento con su paro -la Guardia Urbana se ha limitado a ordenar la ocupación de las calles, pactando la cesión de Paseo de Gracia a cambio de que los taxistas abrieran los cruces de Gran Vía- los taxistas han destacado la necesidad de rebajar la presión sobre la alcaldesa Ada Colau, a la que la oposición municipal responsabiliza del conflicto por haber aprobado un reglamento sin competencias.

Por eso Álvarez ha abogado por que la responsabilidad «no recaiga solo sobre Colau» invitando al resto de las formaciones políticas a participar en la asamblea de mañana y pidiendo un «gesto de buena voluntad con la ciudad» pese a que quien había pedido los servicios mínimos ha sido la Generalitat.

La propuesta de establecer servicios mínimos tras siete días de paro y cinco de ocupación del centro de la ciudad ha salido del encuentro mantenido este mediodía el representante de la Agrupació Taxi Companys, Luis López, y Álvarez, el secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat, Isidre Gavin, y el director general de Transportes y Movilidad, Pere Padrós.

López ha asegurado tras el encuentro que la Generalitat se ha declarado dispuesta a su vez a traspasar la competencia a los ayuntamientos, pese a que el Govern había reclamado para sí las competencias sobre VTC. «Harán todo lo posible en función de cómo haga el traspaso el Gobierno» ha explicado López, tras obtener el compromiso del Govern de habilitar la licencia municipal para vehículos con conductor, como reclaman los taxistas.

La Generalitat culpa al Gobierno

Paralelamente la portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha culpado al Gobierno de la crisis del taxi, y ha eximido de responsabilidad a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Artadi ha lamentado que la huelga «tiene efectos sobre  la imagen de Barcelona y la campaña de turismo».

La portavoz ha recordado que el Gobierno ha tenido el problema de la regulación de VTC desde 2009 sobre la mesa y ha acusado al anterior ejecutivo de «no haber hecho nada» para solucionarlo. Y ha recordado los conflictos sindicales vividos el año pasado en el aeropuerto de El Prat para concluir que «cada año en plena campaña de verano hay una acción no gestionada por el Govern, porque no tenemos competencias» ha lamentado Artadi.

el representante de la Agrupació Taxi Companys, Luis López