Política

Calvo presume de amistad con García Montero tras nombrarle director del Cervantes

Joaquín Sabina, Miguel Ríos, Almudena Grandes o los Bardem fueron invitados de honor en la toma de posesión del poeta

logo
Calvo presume de amistad con García Montero tras nombrarle director del Cervantes
La actriz Nuria Espert, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, la escritora Almudena Grandes, el cantante Joaquín Sabina, y la actriz Pilar Bardem., en la toma de posesión de Luis García Montero.

La actriz Nuria Espert, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, la escritora Almudena Grandes, el cantante Joaquín Sabina, y la actriz Pilar Bardem., en la toma de posesión de Luis García Montero. EFE

Resumen:

La toma de posesión del poeta Luis García Montero como director del Instituto Cervantes quedó muy lejos del acto institucional que estaba previsto. La vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo, fue la encargada de presentarle y optó por un registro más distendido, presumiendo del "mucho tiempo" de amistad con el escritor y dedicándole "un espacio más subjetivo, más personal" en su intervención, repleta de alabanzas al autor. "Aquí está el mundo de la cultura", proclamó en su discurso la vicepresidenta de Gobierno, ante invitados como Joaquín Sabina, los Bardem, Nuria Espert o Miguel Ríos. Entre el público también estaba la ministra de Justicia, Dolores Delgado. La ministra de Educación Isabel Celaá mostró desde el estrado del acto un libro del poeta para que lo firmara después. "Es lo que tiene cuando se nombra a un poeta, que nos regala su poesía". Con estas palabras comenzaba la vicepresidenta de Gobierno su discurso. "Es una situación muy verdadera y muy emocionante para todo el país y para todos nosotros", aclamaba, haciendo extensiva la emoción a todo el territorio nacional. "Te voy a decir, Luis, felicidades. Y enhorabuena para todos los demás porque lo vamos a tener con las responsabilidades del Cervantes", insistió la también ministra de Igualdad. "Y felicidades porque, siendo feliz tú, lo harás bien seguro, lo harás mejor todavía. Y te dispondrás a esas metas que tú solo te has trazado desde la dignidad que te corresponde y desde la amistad, conociéndote como te conozco".

La toma de posesión del poeta Luis García Montero como director del Instituto Cervantes quedó muy lejos del acto institucional que estaba previsto. La vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo, fue la encargada de presentarle este miércoles en el acto oficial que se celebró en Madrid. En lugar de la habitual intervención para estos casos, la número dos del Ejecutivo optó por un registro más distendido y presumió del  «mucho tiempo» de amistad que le une al escritor, designado por el Gobierno de Pedro Sánchez. Incluso le llegó a dedicar «un espacio más subjetivo, más personal» en su intervención, repleta de alabanzas al autor.

García Montero ha prometido el cargo ante Calvo y los ministros de Asuntos Exteriores, José Borrell; Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá; y Cultura y Deportes, José Guirao. También estaba la ministra de Justicia, Dolores Delgado, pero sentada en primera fila del público como una seguidora más. Otras ministras, como Celaá, también traspasaron el papel institucional y se permitieron ciertas licencias con el escritor, que fue candidato por IU en Madrid en 2015. En el caso de la ministra de Educación, llegó al acto con un libro bajo el brazo para que el granadino se lo firmara después.

«Es lo que tiene cuando se nombra a un poeta, que nos regala su poesía». Con estas palabras comenzaba la vicepresidenta de Gobierno su discurso. «Es una situación muy verdadera y muy emocionante para todo el país y para todos nosotros», aclamaba, haciendo extensiva la emoción a todo el territorio nacional. El nivel de las alabanzas continuaba en aumento. «Te voy a decir, Luis, felicidades. Y enhorabuena para todos los demás porque lo vamos a tener con las responsabilidades del Cervantes», insistió la también ministra de Igualdad.

Calvo prosiguió con su intervención y se mantuvo en todo punto lejos de las líneas protocolarias de un acto oficial, llegando a presumir de la amistad con el poeta recién nombrado, del que destacó su «dignidad». «Y felicidades porque, siendo feliz tú, lo harás bien seguro, lo harás mejor todavía. Y te dispondrás a esas metas que tú solo te has trazado desde la dignidad que te corresponde y desde la amistad, conociéndote como te conozco».

«Está aquí el mundo de la cultura», proclamó Calvo ante invitados como los Bardem, Sabina o Miguel Ríos

La dirigente ha presumido de los testigos de lujo que acudieron a la toma de posesión. En la primera fila de la sala se sentaba la esposa de García Montero, la escritora Almudena Grandes, y también acudieron varios amigos personales del poeta como el cantante Joaquín Sabina, el cineasta Fernando León de Aranoa, los actores Pilar y Carlos Bardem y Núria Espert, el escritor Benjamín Prado o el cantante Miguel Ríos. Una ambiente festivo que fue exaltado aun más por la vicepresidenta, que proclamó la escena. «Está aquí el mundo de la cultura, el mejor mundo al que se puede pertenecer, el que siempre es imprescindible y urgente, en el que siempre ha estado mi casa». Una cultura a la que describió como el «pasaporte» de nuestro país y el «disco duro» de la sociedad en tiempos de políticas convulsas.

Después de esta breve digresión, Carmen Calvo volvía a Luis García Montero, y volvía también a deshacerse en halagos. «Luis, te conozco de mucho tiempo, me vas a permitir un pequeño espacio más subjetivo, más personal». «Llegas en inmejorables condiciones, de madurez, de solvencia, de prestigio», reseñaba Calvo, que volvía a hacer extensivas las felicitaciones a todo el país, reseñando el «prestigio» del escritor y equiparando la cultura con el ámbito político. «No hay ninguna duda de que conoces el instrumentos que tienes en tus manos, el instrumento con el que este país se llena de buen nombre, de prestigio». «La mejor patria es la cultura, es la democracia, las libertades, derechos y responsabilidades que vamos a defender siempre».