Política

CIS: Podemos se hunde tras la ausencia de Iglesias y Montero: pierde uno de cada cinco votos

El partido registra la ausencia de sus líderes y obtiene el tercer peor resultado de su historia: el estudio se hizo justo después de la salida de los dirigentes

logo
CIS: Podemos se hunde tras la ausencia de Iglesias y Montero: pierde uno de cada cinco votos
Irene Montero y Pablo Iglesias, este lunes en el Congreso de los Diputados.

Irene Montero y Pablo Iglesias, este lunes en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Podemos ha sido el partido más vapuleado por el último CIS del mes de julio con intención de voto y ha conseguido su tercer peor resultado histórico en las encuestas. El partido de Pablo Iglesias y sus confluencias territoriales caen un 20,4% en intención de voto, pasando del 19,6% al 15,6% según el estudio y situándose en la peor posición desde 2015. El trabajo de campo se realizó en las dos primeras semanas de julio, justo después de la salida de la escena pública del líder de Podemos y de su portavoz parlamentaria, Irene Montero, debido al nacimiento prematuro de sus hijos el pasado 3 de julio. El hiperliderazgo que rige el partido, unido a la ausencia de dirección, se ha traducido en una caída en la percepción de los votantes.

La salida precipitada de Iglesias y Montero mostraron la falta de un plan de contingencia en el partido. La baja de los dirigentes estaba prevista a partir de septiembre, una vez pasados los primeros meses del Gobierno de Sánchez y ya anunciadas las medidas más potentes, en las que Podemos podría intervenir. Pero el adelanto imprevisto de estas ausencias ha dejado al partido noqueado y sin pulso político. La estrategia prevista por Iglesias tras la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa consistía en hacer valer sus apoyos ante un presidente sin mayoría absoluta, pero la baja de los dirigentes ha dejado a un Podemos incapaz de influir en el ejecutivo y de capitalizar la acción de Gobierno.

Esto puede deberse también a la caída de la presencia mediática de Podemos. Las figuras de Iglesias y Montero copaban la mayor parte de la cuota en medios del partido, y sólo en la última semana antes de su salida tuvieron casi una veintena de intervenciones públicas sin contar las declaraciones improvisadas en los pasillos del Parlamento. La ausencia de los líderes del partido ha provocado una caída en las apariciones públicas de sus representantes, dejando en evidencia la dependencia orgánica de Podemos a sus dos principales responsables.

Sólo dos precedentes históricos

La confluencia de Unidos Podemos es la suma de los apoyos tanto a nivel estatal como a sus confluencias territoriales de Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana. La marca estatal de Podemos es la que menos registra la caída en intención de voto y pasa del 12% de abril al 10,2% en julio, un 15% menos de apoyos en tres meses. En Comú Podem, la marca catalana, pasa del 3,5% de abril al 2,6%, desplomándose un 25,8%, mientras que Compromís cae un 25% y En Marea -la marca gallega-, reduce sus votos casi a la mitad: de 1,3% al 0,7%, es decir, un 46% menos en intención de voto.

La situación de Podemos, con un 15,6% según el CIS, tiene sólo dos precedentes. El primero es en julio de 2014, después de las elecciones europeas, donde el barómetro le daba un 15,3%, y el segundo en octubre de 2015, dos meses antes de las elecciones, donde obtuvo un 10,8%. Son los dos únicos registros peores que el actual.

Desde Podemos han querido quitar hierro al asunto y han recurrido a la ‘remontada’ de 2015. El secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, ha comparado la situación con el CIS de antes de las elecciones generales del 20D, donde Podemos superó las encuestas publicadas. «En noviembre de 2015, el CIS predijo que Podemos sacaría un 15,7%. Un mes después, la gente fue a votar y sacamos un 21,1%. La única encuesta que no se equivoca es la de la ciudadanía metiendo la papeleta en la urna. Seguimos trabajando para ganar tu confianza y las elecciones», ha detallado Echenique en un mensaje en Twitter.