Política BARÓMETRO DEL CIS DE JULIO

El PSOE conquista el voto joven y desbanca a Podemos entre los votantes de hasta 34 años

El hundimiento de Podemos en las encuestas también se traduce en la pérdida de su principal activo: el favor del electorado más joven

Pedro Sánchez, con gafas de sol junto a un colaborador en el Súper Puma.

Pedro Sánchez, con gafas de sol junto a un colaborador en el Súper Puma. MONCLOA

El Partido Socialista es la formación política preferida entre los votantes de los 18 a los 34 años, según el último barómetro del CIS. Los socialistas conquistan así un territorio que antes estaba dominado por Podemos, que hace un año tenía la mayoría del voto joven en estas franjas de edad. El desplome de la formación morada a nivel nacional también se ha traducido en la pérdida de apoyos entre el que hasta ahora era su electorado más fiel. Es llamativo el salto de Podemos en la franja de entre 25 y 34 años: si el pasado abril era el favorito en este perfil de votante, ahora se encuentra en último lugar por detrás del resto de principales partidos.

Hace un año, en el CIS de julio de 2017, uno de cada cinco votantes de 18 a 24 años apostaba por el partido de Pablo Iglesias o por alguna de sus confluencias. En concreto, el 22,9% de los votantes más jóvenes aseguraba que votaría a Podemos o a alguna de sus confluencias si hubiera elecciones al día siguiente, según recogía el barómetro de julio de 2017 (PDF). Por entonces, los morados superaban con creces a cualquier otro partido en esta franja: el siguiente partido preferido por este electorado, el PP, estaba ocho puntos por detrás, con el favor del 14,4% del votante de hasta los 24 años. El PSOE, por entonces, sólo cosechaba el 12,9% de esta franja, quedando en tercer lugar en el ránking del voto joven.

Podemos también triunfaba hace un año en las edades comprendidas entre los 25 y los 34 años: junto a sus confluencias, conquistaba el 17,8% de este electorado, tres puntos por encima del 14,7 de los socialistas. El último estudio del CIS, además de mostrar el hundimiento de Podemos, que pierde a uno de cada cinco votantes, evidencia la huida del voto joven del partido de Iglesias hacia el PSOE.

El barómetro del pasado abril ya evidenciaba un ligero cambio que adelantaba esta tendencia: el PSOE disminuía la distancia respecto a Podemos entre los 18 y 24 años, con un 14% del voto frente al 16,2% de Iglesias, aunque se mantenía lejos entre los 24 y 34 años, donde obtenía un 6,5% de los apoyos, 11 puntos por debajo de los morados, que se hacían con el favor del 17,6% de este electorado.

Sin embargo, lo más llamativo del mes de abril fue que Ciudadanos capitalizó el voto joven que había huido de los socialistas y de Podemos. En la franja de hasta 24 años, los de Iglesias descendieron en intención directa de voto mientras que el partido de Albert Rivera creció exponencialmente, situándose sólo una décima por debajo. En la franja de entre 25 y 34 años, Cs consiguió pescar votos del PSOE, que obtuvo el peor puesto de las cuatro formaciones. Ciudadanos le pisaba los talones a Podemos, una muestra del auge que experimentaba en aquel momento. Ahora, después de la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa, el fenómeno Rivera ha caído y con él ha descendido ligeramente el apoyo entre el voto joven, aunque sin duda la mayor caída es para Podemos.

A día de hoy, tres meses después del anterior barómetro, el escenario electoral es muy distinto y las tornas han cambiado entre socialistas y morados. Ahora, el PSOE arrebata a Podemos y a sus confluencias el que era su principal valor: el voto joven. Los socialistas se alzan como el partido favorito en todas las franjas de edad, también en las del electorado más joven. El partido de Pedro Sánchez, según las encuestas, está apoyado por un 18% del votante de entre 18 y 24 años, cinco puntos por delante de Podemos, que consigue un 13,3%; también arrasa en el electorado de hasta 34 años, donde se alza con el 17,6% del voto y saca más de diez puntos a los de Iglesias (7,2%).

Cabe recordar que el trabajo de campo del último CIS se realizó cuando el Ejecutivo de Sánchez cumplía un mes. Es por tanto el primer estudio que refleja opiniones sobre las primeras gestiones del gabinete socialista tras el nombramiento de sus ministros, pero no tiene en cuenta las polémicas que ha sufrido el ejecutivo socialista en las últimas semanas como el uso de Pedro Sánchez del avión presidencial para acudir a un concierto del FIB, el fracaso en la elección de la dirección RTVE o la crisis migratoria y el salto a la valla de Ceuta de 700 inmigrantes.

Comentar ()