El comisario superior de los Mossos d’Esquadra, Rafael Comes, ha comparecido este mediodía para aclarar los detalles sobre el incidente sucedido esta madrugada en una comisaría de Cornellá, cuando un ciudadano de origen argelino se abalanzó sobre varios agentes «con clara voluntad homicida» blandiendo un cuchillo «de dimensiones considerables». Comes ha confirmado que la investigación se maneja como un «acto terrorista» y que está dirigida por el juzgado de instrucción 2 de la Audiencia Nacional.

Comes ha asegurado que el individuo, vecino de Cornellá y en posesión de un NIE que responde al nombre de Abdelouahab T., accedió a la comisaría llamando al interfono e insistiendo en que quería hacer «una consulta». Una vez dentro, comenzó a proferir diferentes frases en árabe entre las que los mossos sólo distinguieron «Alá es grande». Posteriormente se abalanzó sobre los agentes con el cuchillo y en ese momento «el agente, para evitar daños mayores y conservar su vida, ha hecho uso del arma de fuego provocando la muerte de este individuo».

El comisario superior Comes ha manifestado que los agentes de los Mossos se vieron en la obligación de disparar, y que han recibido ayuda psicológica en las últimas horas.

Atentado terrorista, «sí o sí»

Comes, que apenas ha dado detalles de lo ocurrido, ha explicado que la agente solo puede recordar que cuando el hombre se le ha abalanzado ha citado a Alá, si bien el resto de palabras que ha proferido son «indescriptibles». «Desde nuestro punto de vista, estos hechos son tratados como un atentado terrorista sí o sí», ha insistido el comisario, que ha remarcado que cree que ha habido una «voluntad claramente predeterminada» por parte del agresor para «matar» a la agente con un cuchillo de «dimensiones considerables».

«Un análisis muy exhaustivo quizás no lo había, pero sí una voluntad claramente predeterminada a matar», ha subrayado el comisario, que ha indicado que la agente no ha resultado herida, si bien está siendo atendida por el servicio de psicólogos, por el «efecto postraumático».

Los Mossos d’Esquadra han convocado esta tarde una reunión del gabinete de coordinación antiterrorista

En la rueda de prensa, el comisario no ha respondido a la pregunta de si la mossa había salido de la «pecera» para abrir la puerta, si bien ha subrayado que la agente, «a fin de evitar daños a su integridad y salvar su propia vida», ha hecho uso de su arma de fuego, «provocando la muerte de este individuo». El comisario Comes tampoco no ha precisado cuántos disparos ha efectuado la agente ni en qué partes del cuerpo del agresor han impactado.

A falta de la identificación con las huellas dactilares, el asaltante, de 29 años de edad, vecino de Cornellà y natural de Argelia, llevaba un documento del NIE a nombre de Abdelouahab T., de quien no constan antecedentes policiales.

El comisario ha anunciado que la Audiencia Nacional se ha hecho cargo de la investigación del ataque y que en las pesquisas participan los Mossos, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

En el marco de esta investigación, los Mossos han acordonado la calle donde está ubicada la vivienda del agresor, situada a escasos metros de la comisaría, para registrarla con el objetivo de obtener más información que les ayude a aclarar los motivos del asalto.

Los Mossos d’Esquadra han convocado esta tarde una reunión del gabinete de coordinación antiterrorista, para adoptar las medidas que sean necesarias a partir de la información que vayan obteniendo sobre este ataque.

Comes ha anunciado que se han puesto en contacto con policías locales y otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para advertirles de lo ocurrido en Cornellà, con el fin de que puedan aumentar las medidas de autoprotección hasta que hayan podido analizar toda la información que obtengan en el marco de su investigación.