Política

La oposición acusa a Marlaska de saltarse la Constitución tras rechazar explicar el cese de Corbí

El art. 77 de la Constitución señala que "el Gobierno está obligado a explicarse" sobre lo que "exijan" las Cámaras

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la comisión de Interior del Congreso de los Diputados. EFE

«Intolerable y anticonstitucional». El diputado del PP Francisco Martínez describía así el episodio vivido este miércoles en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, donde el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska se ha negado a explicar las razones que le llevaron a cesar al jefe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), Manuel Sánchez-Corbí, tal como aprobó la mayoría parlamentaria de la Diputación Permanente el pasado lunes, gracias a la abstención sorpresiva de Podemos.

Nada más comenzar su intervención, Marlaska se ha dirigido a los grupos para adelantar que no iba a dar explicaciones sobre este asunto hasta que resolviera el recurso de alzada que podría presentar el coronel, aún en plazo, contra la decisión de la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, a propuesta del director general de la Guardia Civil, Félix Azón. Marlaska ha alegado en comisión que «si se formalizara ese recurso sería este ministro quien tuviera que resolver y la garantía de imparcialidad necesaria en quien resuelve me lleva a tomar esta decisión que seguro que entienden y comparten”. En este punto, ha anunciado su compromiso de dar las explicaciones pertinentes cuando expire el plazo pero, eso sí, en la Comisión de Secretos Oficiales, que se celebra a puerta cerrada.

Los partidos de oposición se han rebelado ante el anuncio, y algunos como el PP han recordado al ministro su obligación constitucional de explicarse, habiéndose exigido mediante la votación en la Diputación Permanente. Una obligación que consta en el artículo 77 de la Constitución Española, en el segundo apartado, destaca que «las Cámaras pueden remitir al Gobierno las peticiones que reciban» y «el Gobierno está obligado a explicarse sobre su contenido, siempre que las Cámaras lo exijan».

Bronca en la comisión

Este episodio ha generado tensión en la comisión parlamentaria y ha sido duramente criticado por PP y Ciudadanos, mientras que Podemos ha cerrado filas en torno al ministro en este asunto. El presidente de la Comisión, Rafael López Merino, ha decidido mantener las explicaciones sobre el cese en el orden del día pese a la advertencia del ministro del Interior, lo que ha sublevado a Podemos. Su diputado Rafael Mayoral ha arremetido contra el presidente de la Comisión, al que ha censurado su «arbitrariedad» y ha aprovechado para criticar el revuelo que se ha montado por este asunto y para reivindicar los méritos de los guardias civiles que están en la calle y no reciben las medallas que sí tienen muchos de los 10.000 cargos de libre designación que hay en el instituto armado.

Desde el PP, Martínez ha recordado a Marlaska que estaba obligado por mandato parlamentario a comparecer y que él no era quién para decidir cuándo ni dónde debía dar las explicaciones. «No estamos en su juzgado», le ha espetado. El diputado popular ha señalado que esta decisión de Marlaska supone un «desprecio al Congreso de los Diputados y un insulto a los miembros de la Comisión de Interior» y ha insistido en que el ministro «no puede disponer sobre que habla y que no habla». «Cuando hay un acuerdo votado y aprobado es absolutamente inconstitucional e inédito que un ministro se niega a dar explicaciones cuando la Cámara Baja le obliga a ello», ha añadido.

Por su parte, Miguel Gutiérrez ha reconocido que no tenía «calificativos» para describir la decisión de Marlaska de «hurtar» a la Comisión el deber de comparecer, a la vez que ha tachado de «injusto y arbitrario» el cese del coronel. En este sentido, Martínez ha asegurado que llevar el asunto a la Comisión de Secretos Oficiales supondría «sustraer al Congreso de una serie de explicaciones» sobre unos «hechos graves» como es el cese de Corbí.

Comentar ()