El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha comparecido por primera vez en dos meses; tiempo en el que ha estado alejado de los focos debido al prematuro parto de su pareja y portavoz de la formación morada, Irene Montero. «Nuestros hijos están mucho mejor y quiero agradecer a los profesionales de la salud pública. No sabemos lo que tenemos con la sanidad pública: cualquier bandera para un país es tener una sanidad universal», ha dicho en Telecinco ante el periodista Pedro Piqueras.

Un par de horas antes de la entrevista Iglesias y Montero habían dejado un emotivo mensaje en Facebook sobre el estado de salud de sus retoños en el que agradecían el interés a sus rivales políticos e incluso a los Reyes. «Pablo [Casado] empatizó desde el principio. Tiene un niño que nació como los nuestros y ahora está perfectamente. Desde la izquierda abertzale hasta el PP solamente hemos recibido muestras de cariño. El Jefe de Estado, la reina, y nosotros como republicanos solo podemos agradecer esa llamada», ha recordado el máximo dirigente de Podemos con la voz algo rasgada.

«Por suerte todos los padres y madres de niños prematuros contamos con una sanidad pública preparada para responder, con unos costes que la mayoría no podríamos pagar».

Bajar impuestos a autónomos

Tras unos minutos dedicados a la salud de sus hijos, Leo y Manuela, Iglesias ha abordado la negociación con el PSOE sobre las subidas de impuestos. «Nosotros pensamos que hay que bajar los impuestos a los autónomos, así como el IVA», ha defendido. «El problema que tenemos en España es que hay privilegios fiscales como sociedades mercantiles que operan en el mercado inmobiliario como fondos buitre. En este país quienes pagan impuestos de verdad es la clase trabajadora. Estamos a ocho puntos de distancia de la media europea». Sobre el IRPF, Iglesias cree que hay que tocarlo «a quien gana a partir de 10.000 euros al mes».

También ha hablado sobre su ausencia. «He escuchado decir que el problema de Podemos era yo, Pablo Iglesias. Y ahora que no estoy, parece que también. En Podemos tenemos banquillo y nadie es imprescindible», ha recalcado. «Este verano, Podemos y demás fuerzas políticas se han sentado con el Gobierno. Y hemos conseguido que el PP perdiera su capacidad de veto. Y eso se ha hecho con Irene Montero y Pablo Iglesias cuidando a sus hijos».

«Sentémonos», sobre Cataluña

Iglesias ha repasado varios temas de actualidad, especialmente los económicos. Ha pedido «normalizar las bajas y permisos de maternidad y paternidad». «Los alquileres en España tienen que bajar, no puede ser que se pague el 40% de lo que se gana en alquiler», ha reivindicado. También ha apostado por «revalorizar» las pensiones.

Acerca de un posible adelanto electoral, el secretario general de Podemos ha manifestado que si el Gobierno «decide convocar elecciones saldremos a ganarlas». Y ha respaldado a Sánchez relativamente con su propuesta de un referéndum para más autogobierno. «Nosotros hemos defendido siempre que Cataluña siga dentro de España», ha indicado, «pero que lo decidan los catalanes. Sin embargo, los que somos representantes políticos tenemos que ganarnos el salario, reconocer que en política hay diferentes posiciones: favorables y contrarios a la independencia y quien apuesta por vías intermedias. Sentémonos todos y busquemos un consenso».

Aquarius: «Los gestos no valen»

También ha abogado por exhumar a Franco del Valle de los Caídos y ha criticado al presidente del PP por acercarse a posiciones «de extrema derecha». «Lo del Aquarius estuvo bien, pero algunos dijimos: ‘ojo, que los gestos por sí solos no valen'». Y ha cargado contra las devoluciones en caliente, «ilegales según la justicia internacional». «Tiene que haber centros de acogida, no se puede internar a esa gente en CIEs».

Preguntado por el éxodo de venezolanos, ha defendido a José Luis Rodríguez Zapatero: «No voy a entrar en la dinámica de convertir Venezuela en asunto de la política española. No voy a decir ‘voten a Maduro o voten a la oposición'», y ha destacado la situación de Brasil -donde el ex presidente Lula está encarcelado y la ex presidenta Dilma Roussef inhabilitada como «cuestiones similares de las que no interesa hablar en España».