Macron ha empezado el nuevo curso política con mal pie. Justo una semana después de aceptar la renuncia del ministro de Ecología y Transición Energética, Nicolas Hulot, ha presentado su dimisión la titular de Salud, Laura Flessel, «por razones personales». Hulot era la estrella del gabinete y Flessel, dado su pasado como olímpica en esgrima, también era muy popular.

El presidente francés vive uno de los peores momentos de su mandato, según las encuestas. El último sondeo de IFOP para el semanario Paris Match cuenta tan sólo con un 31% de popularidad, incluso por debajo de su antecesor, François Hollande, cuando llevaba 10 meses en el cargo (32% tenía entonces).

Los malos datos económicos de agosto, el caso Benalla (el jefe de su equipo de seguridad implicado en la represión de unos manifestantes) y la marcha de Hulot, han jugado en su contra. Hulot y Flessel formaban parte de esa sociedad francesa que quiso Macron incorporar a su gabinete como señal de renovación.

Flessel dio a conocer su salida del gobierno justo cuando los franceses esperaban el nombre del sustituto de Hulot. El martes pasado el ministro de Ecología y Transición Energética dejaba plantado a Macron, en lo que los medios han interpretado como un duro golpe porque era uno de sus mejores aliados con vistas a las elecciones europeas de mayo de 2019.

Nicolas Hulot presenta su renuncia.

Nicolas Hulot, ex titular de Ecología. EFE

«En Francia hacemos más que en otros países pero no hacemos lo suficiente», declaró Hulot a la emisora FranceInter, según cita Politico. «No quiero que se interprete con mi presencia que damos la máxima prioridad al medio ambiente».

El tono verde del que siempre ha presumido Macron quedaba en entredicho y lo cuestionaba precisamente a quien situó como emblema de su gobierno volcado con la ecología.

Macron ha intentado buscar una figura con peso en Europa. Trató de seducir a Daniel Cohn-Bendit, el estandarte del 68 que ha lidiado décadas en el Parlamento Europeo. Finalmente, decidió no sumarse al equipo de Macron, que entendió sus razones.

Cohn-Bendit tiene la doble nacionalidad alemana y francesa. En 2017 apoyó claramente a Macron, sobre todo para impedir que Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, llegara al Eliseo.

Hoy martes se ha conocido que será François de Rugy, elegido por primera vez en la Asamblea Nacional con Los Verdes en 2007. El ascenso de Macron en 2017 le conquistó y se unió a las filas de En Marche! Ahora presidía la Asamblea Nacional.

Hulot deja un hueco enorme y será difícil que pueda atraer a su electorado. Al menos Hulot ha señalado que no hará campaña contra Macron en las europeas.

En cuanto a Laura Flessel, que puede presumir de «un año deportivo excepcional», al lograr los Juegos de 2024 y obtener Francia el Mundial de Fútbol, por ejemplo, presenta un balance muy criticado.  Aceptó una reducción de presupuesto sustancial y sus comparecencias públicas solían ser desafortunadas.

Ocupa el puesto de Flessel la nadadora Roxana Maracineanu, ex campeona del mundo en 200 metros y vicecampeona olímpica en Sydney. Macron tiene banquillo y capacidad de reacción, pero su idilio con los votantes parece que se ha transformado en una relación con vaivenes.