La Princesa de Asturias, Leonor de Borbón, ha llegado este sábado a la Basílica de Covadonga con los Reyes y la infanta Sofía en su primera actividad oficial en esta Comunidad, donde asistirán a las conmemoraciones de la fundación del reino asturiano, la coronación de la Virgen y la creación del primer parque nacional.

Leonor, infanta y heredera al trono, ha llegado entre el sonido de las gaitas y vítores y aplausos de los vecinos que aguardaban su llegada. Los Reyes y sus hijas han sido recibidos por el presidente de Asturias, Javier Fernández, el del Parlamento autonómico y el alcalde de Cangas de Onís ante la Santa Cueva, en cuyo interior el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, les ha dedicado unas palabras, con una mención expresa a la heredera de la Corona.

Tras agradecer su presencia en Covadonga, el arzobispo se ha dirigido a la «jovencísima Princesa» en estos términos: «Que la Santina guíe vuestros pasos y que vuestra Alteza crezca sana, sabia, santa y ‘guapa’, como aquí llamamos a las cosas y personas hermosas».

«Jovencísima Princesa»

«Que María de Covadonga proteja a esta querida Familia Real en un momento decisivo y delicado para España», ha añadido monseñor Sanz, quien ha hecho entrega a los Reyes de la medalla conmemorativa del centenario de la coronación canónica de la Santina. También ha obsequiado a la Princesa y la infanta con sendas medallas de la Virgen que mostraban en su reverso la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias.

El gaitero gallego José Ángel Hevia, galardonado con la Medalla de Asturias, ha interpretado el Himno de la Virgen de Covadonga durante la visita a la cueva. Ahí se venera la imagen hallada, según la tradición, en el siglo VIII en ese lugar, donde los Reyes y sus hijas, acompañados en todo momento por el ministro Luis Planas, se han acercado además al túmulo de don Pelayo antes de dirigirse a la basílica.

En la basílica la Familia Real asistirá a una misa solemne oficiada por el arzobispo de Oviedo y concelebrada por los arzobispos de Santiago de Compostela, Granada, Burgos y el cardenal Antonio María Rouco Varela, tras la que saludarán a los cinco expresidentes autonómicos asturianos.

En Covadonga el Rey Felipe fue proclamado simbólicamente heredero al trono en 1977

Covadonga, donde las crónicas sitúan el origen de la rebelión de don Pelayo que dio lugar a la Reconquista, fue el lugar en que don Felipe tomó posesión simbólica del título de Príncipe de Asturias, como heredero de la Corona, el 1 de noviembre de 1977. Lo hizo en presencia de sus padres, los Reyes Juan Carlos y Sofía.

Don Felipe regresó en enero el día de su cumpleaños de 2004 con doña Letizia, su entonces prometida, y ahora vuelve de forma oficial por vez primera desde su proclamación como Rey y desde que su hija mayor es Princesa de Asturias, el trigésimo sexto heredero de la Corona española que asume este título. La infanta Leonor tiene 13 años ya que nació en octubre de 2005.