Política

Sánchez quiere una mujer al frente del TS: una juez próxima a Calvo parte como favorita

Se trata de la magistrada Lourdes Arastey, miembro de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo. De indudable peso jurídico, es amiga de la vicepresidenta del Gobierno.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. EFE

La renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) comienza a ‘cocinarse’. En el centro de todas las miradas está quién será el nuevo presidente o presidenta del Tribunal Supremo. Las nulas opciones de continuidad que tiene al frente de ambas instituciones el actual presidente, Carlos Lesmes, ha hecho que en las últimas semanas hayan comenzado los movimientos en el seno del Poder Judicial para recabar apoyos a la hora de ser elegido tanto vocal del Consejo como nuevo presidente o presidenta del órgano de gobierno de los jueces.

Este último nombramiento, que a priori puede parecer uno más dentro de nuestro sistema constitucional, es de máxima importancia ya que el nuevo Consejo será el encargo de elegir al 46 por ciento del Tribunal Supremo durante los próximos cinco años.

El próximo CGPJ renovará el 46 por ciento del Tribunal Supremo en los cinco años siguientes

Es decir, el siguiente CGPJ será el órgano que renovará a casi la mitad de la última instancia jurisdiccional de nuestro país: el mismo tribunal que asume las investigaciones contra políticos aforados o revisa los decretos- leyes aprobados por el Consejo de Ministros. Y el papel del presidente, sin lugar a dudas, es fundamental en estas cuestiones.

De ahí que tanto el Gobierno de Pedro Sánchez como la oposición liderada por el Partido Popular vayan a tratar de repartirse la ‘tarta’ de la mejor forma posible. En la presidencia está la clave, explican las fuentes consultadas por El Independiente, que resaltan la peculiaridad de que, en esta ocasión, el partido que mayor representación de vocales va a tener en el nuevo Consejo está fuera de la Moncloa; circunstancia que obliga a elegir a un presidente de “consenso” entre populares y socialistas.

Delgado y Catalá, los negociadores

Según ha podido saber este periódico, en la reunión que el presidente del Ejecutivo y el líder de los populares Pablo Casado mantuvieron el pasado mes de agosto ambos se comprometieron a renovar en plazo al Poder Judicial; es decir, antes de que finalice 2018.  Asimismo, en aquel encuentro ambos dirigentes acordaron que los encargados de llevar a cabo las negociaciones serían la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y su antecesor en el cargo, Rafael Catalá, aunque, de momento, las mismas se encuentran en estado embrionario.

Sin embargo, el presidente Sánchez tiene una cosa clara: apuesta por nombrar a una mujer como primera presidenta del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial. El mensaje es claro: por primera vez en 37 años una jurista, en este caso nombrada por un Gobierno del PSOE, presidirá un estamento donde la cúpula está mayoritariamente formada por hombres.

Y, con este escenario, en el Ejecutivo se ve con muy buenos ojos a una magistrada de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo. Lourdes Arastey, de indiscutible preparación jurídica, es próxima a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y además cuenta con el visto bueno de la ministra Delgado. Feminista, juez de raza, miembro de la Asociación Francisco de Vitoria, va a ser el primer nombre que el Ejecutivo ponga encima de la mesa. Falta por saber si contará con el visto bueno de la oposición o si, por el contrario, el PP tratará de proponer en primer lugar a un presidente de consenso.

Conde Pumpido se postula

En el año 2013, cuando Carlos Lesmes fue el hombre elegido para presidir el CGPJ las negociaciones se desarrollaron de la siguiente manera: el PP, que entonces contaba con mayoría absoluta, a través de su entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, era el único partido que tenía capacidad para proponer candidatos a la presidencia mientras que el PSOE, entonces en la oposición y con el ex ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, podía vetar a aquel candidato que no contara con el visto bueno de su partido.

Las magistradas del Tribunal Supremo, Ana Ferrer y Pilar Teso, también suenan en las quinielas para la presidencia del TS

No obstante, el nombre de Lourdes Arastey no es el único que suena para la presidencia del CGPJ. También tienen posibilidades las magistradas del Alto Tribunal, Ana Ferrer y Pilar Teso. En el caso de Teso su nombre ya apareció en las quinielas para la anterior renovación del órgano de gobierno de los jueces.

Por su parte, las distintas fuentes jurídicas consultadas explican que está postulándose para la presidencia el ex fiscal general del Estado y actual magistrado del Tribunal Constitucional, Cándido Conde Pumpido. Dicho togado, de la órbita del PSOE, aspira a presidir el tribunal de garantías en el último tercio de su mandato aunque vería con buenos ojos ser la cabeza visible del Supremo previamente.

Te puede interesar

Comentar ()