El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, ha admitido este jueves en un almuerzo con periodistas que el 2 de octubre del año pasado se vieron en el CNI «muchas caras largas» y que dentro del cuerpo de inteligencia cundió la sensación de que «podían haberlo hecho mejor». El papel del CNI en el operativo del Gobierno destinado a impedir la votación siempre se ha puesto en duda por la incapacidad de detectar la red que transportó y almacenó las urnas y que finalmente permitió que los colegios se abrieran para celebrar el referéndum ilegalizado por el Tribunal Constitucional.

Aun así, ha reivindicado el trabajo del centro y ha admitido que preguntó al Gobierno si la información de inteligencia que sirvió el CNI «les había sido util». «La respuesta fue sí», ha dicho Sanz Roldán, que ha clausurado en las XVI Jornadas de Periodismo de Coca-Cola en las que también ha participado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, para reclamar un mayor control sobre los medios de comunicación, argumentando que «la libertad de expresión no lo admite todo».

«Ese día hablamos, y el mensaje fue el mismo: a lo mejor en el combate de hoy no hemos sido todo lo que eficaces que debemos, pero tenemos que tener la vista en terminar y en terminar bien, y eso estamos haciendo», ha añadido en referencia al día después del 1-O. También ha reconocido que en otros asuntos, como el yihadismo o la lucha contra ETA, «algunas veces perdemos».

«Los servicios de inteligencia tienen que ser organizaciones que piensen en ganar la batalla, no en ganar todos los combates», ha explicado, antes de añadir que deben estar «preparados mentalmente para, si pierden el combate, recuperarse» y resolver unas necesidades de información del Estado.

Villarejo

Además, Sánz Roldán ha rechazado referirse a las polémicas que envuelven al excomisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde hace casi un año y ahora en el foco de la polémica tras la distribución de unas cintas de una comida que mantuvo en 2009 con la ahora ministra de Justicia, Dolores Delgado, el juez Baltasar Garzón y otros mandos policiales.

«No voy a contestar a nada porque cualquier cosa que diga puede tener una importancia que yo no pretendo darle», ha dicho Sanz Roldán a preguntas de la prensa sobre Villarejo, con quien le une una enemistad pública. El director del CNI ha señalado que lo único que puede decir sobre Villarejo es negar «que con el CNI haya tenido relación alguna».