Política

El comisario Villarejo usó prostitutas para sacar información a empresarios y políticos

Lo confesó ante el 'número dos' de la Policía, el juez Garzón y la fiscal Delgado, que lo tomaron como una gracieta

logo
El comisario Villarejo usó prostitutas para sacar información a empresarios y políticos
José Manuel Villarejo, en un momento de la entrevista concedida a Jordi Évole.

José Manuel Villarejo, en un momento de la entrevista concedida a Jordi Évole. LA SEXTA

Resumen:

El ex comisario José Manuel Villarejo recurrió a prostitutas para obtener información de empresarios y políticos de este país, según confesó de forma relajada en presencia de la entonces fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado, el juez Baltasar Garzón y el número dos de la Policía, Miguel Ángel Fernández Chico (ya fallecido). «Menuda ruina le buscamos», se jacta el polémico agente ya jubilado.

 

Así se escucha en la grabación subrepticia que el antiguo comisario hizo del almuerzo que le organizaron en el otoño de 2009 tras concederle una medalla policial y que pone en un situación todavía más comprometida a Delgado, a la que Pedro Sánchez mantiene pese al clamor unánime de la oposición para que dimita. La cinta ha sido difundida por el portal moncloa.com.

Ya avanzada la comida, algunos comensales comentan el comportamiento de los hombres con las mujeres. «A bote pronto, es mucho más fácil que un tío babee, que una tía babee (…) La previsión es que siempre entráis al trapo», se escucha decir nítidamente a Delgado, antes de que Villarejo asiente a ese comentario y afirme: «El concepto machista todavía está muy institucionalizado en la sociedad».

Transcurriendo la charla por esos derroteros, el polémico policía ya retirado -en prisión preventiva desde el pasado mes de noviembre en el marco del caso Tándem– cuenta la iniciativa que puso en marcha en los años 90 para sacar información sensible sin recibir ni un solo gesto de reprobación por parte de sus compañeros de mesa, que lo tomaron como una gracieta del policía:

Villarejo.-Te voy a contar una anécdota..
Delgado.-Vale, venga.

Villarejo.-A los 40 tacos que se me encendió un poco la luz y me separé y tal, seguía con un tema, con una empresa de análisis de información y de investigación y tal. ¿Sabes lo que hice para llevarme al huerto a todo el mundo? Montar una ‘agencia de modelos’.
Delgado.-¿Y ya está? Éxito garantizado.

Villarejo.-¡Qué gilipollez! Pero gente dura, correosa, en los consejos de administración, le ponías una ‘chorbita’, se la tiraba y a ese tío que iba a tomar (…) y muerto. Pero la gente es más simple. No he visto gente más tonta. Además, es que es lo importante y contaban las cosas para que las chicas se sintieran cautivadas (….). De verdad, fíjate qué cosa tan tonta: era la información vaginal que yo decía. Era una cosa absurda.

Al decir de Villarejo, este método ilegal para obtener información -comentado en presencia de dos representantes del mundo judicial y de varios mandos policiales- funcionó «como un tiro» y le dio «buenas satisfacciones» a la Policía Nacional. «El gremio se benefició afortunadamente de aquello», narra el comisario, al tiempo que reconoce la «ruina» que con este sistema le habría buscado a determinadas personas.

Éxito garantizado», dice la hoy ministra cuando el polémico comisario cuenta que ha montado una supuesta ‘agencia de modelos’ para sonsacar información sensible

El contenido de este fragmento de la conversación mantenida el 23 de octubre de 2009 en el restaurante Rianxo de Madrid complica mucho más el futuro de Delgado en el Gobierno de Pedro Sánchez, que, si bien no de forma explícita, la ha mantenido con el argumento de que el Estado «no va a admitir ningún chantaje» y que «ningún corrupto va a marcar la agenda» al Ejecutivo.

Además de constatar que la ministra faltó a la verdad cuando en su primera versión dijo que nunca había tenido «relación de ningún tipo» con José Manuel Villarejo, la grabación ofrece otros pasajes polémicos. Por ejemplo, cuando aseguró haber visto a jueces y fiscales españoles alternando con chicas menores de edad durante un viaje a Cartagena de Indias (Colombia). El alcalde de esta ciudad ha instado a las autoridades de su país que pidan la extradición de los posibles implicados porque este tipo de delitos, que acarrean penas de hasta 37 años, «no pueden quedar impunes». «Que los llamen y vengan a responder a nuestra justicia», ha exigido el regidor, Pedrito Tomás Pereira.

El conocimiento de que Dolores Delgado sabía que Villarejo montó una red de prostitución y presuntamente no hizo nada redoblará la presión para que la titular de Justicia deje ya su responsabilidad en el Gobierno. De dimitir, sería la tercera ministra que abandona el cargo desde que Pedro Sánchez se convirtió en presidente del Ejecutivo tras prosperar la moción de censura. Antes ya tuvieron que cesar Màxim Huerta (Cultura), por los problemas que en el pasado había tenido con Hacienda, y Carmen Montón (Sanidad), tras descubrirse que plagió el Trabajo Fin de Máster (TFM) del curso de posgrado que hizo en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).