Política

Villarejo, con Dolores Delgado y Garzón en una comida criticando a Grande-Marlaska

Dolores Delgado negó haber tenido "relación de ningún tipo" con el polémico comisario jubilado cuando se conocieron las pesquisas de la Audiencia Nacional, pero luego matizó su versión y reconoció que pudo haber coincidido con él "en algún evento"

logo
Villarejo, con Dolores Delgado y Garzón en una comida criticando a Grande-Marlaska

Dolores Delgado, ministra de Justicia. EFE

Resumen:

El ex juez Baltasar Garzón y Dolores Delgado, hoy ministra de Justicia y entonces fiscal de la Audiencia Nacional, participaron en al menos un almuerzo con el controvertido comisario ya jubilado José Manuel Villarejo y otros altos mandos de la Policía Nacional en la que pidieron el cambio de un comisario y criticaron a Fernando Grande-Marlaska. El actual titular de Interior ejercía entonces como juez instructor.

La existencia de este encuentro, grabado por el controvertido ex agente encubierto y difundido por el portal www.moncloa.com, demuestra que la titular de Justicia no dijo toda la verdad cuando trascendió que el juzgado de la Audiencia Nacional que instruye la Operación Tándem investiga una supuesta cita entre Delgado y Villarejo en el marco del proceso de extradición del empresario español Ángel Pérez-Maura. El citado almuerzo tuvo lugar en un restaurante madrileño en el otoño de 2009 y en ella estuvieron presentes otros seis comensales, entre ellos el juez Baltasar Garzón. Éste no había sido aún inhabilitado por el Tribunal Supremo.

Cuando El Confidencial informó acerca del apunte a mano que Villarejo había hecho de ese posible encuentro, el Ministerio de Justicia aseguró que Delgado no había mantenido ninguna cita con el ex comisario, «con el que nunca ha tenido relación de ningún tipo». Un día después, el departamento matizó esta versión para precisar que la ministra «no ha tenido ningún tipo de relación personal, profesional, oficial o no oficial» con el citado ex comisario «más allá de haber coincidido con él en compañía de otras personas en algún evento».

Entre las grabaciones que la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional ha intervenido al comisario ya jubilado, en prisión preventiva desde el pasado mes de noviembre, se encuentra la relativa al almuerzo que Villarejo organizó en el otoño de 2009 para celebrar que le habían concedido una medalla al mérito policial. El resto de comensales eran los mandos policiales Miguel Ángel Fernández Chico (ya fallecido), el ex DAO Eugenio Pino, Gabriel Fuentes y Enrique García Castaño El gordo, éste último imputado en una de las piezas del caso que instruye el juez Diego de Egea.

El ‘Cara al Sol’ y la ‘Internacional’

Las referencias a Grande-Marlaska se producen a raíz que la ahora ministra Delgado y Baltasar Garzón reclaman a Pino que destituyan al comisario de la Policía en la Audiencia Nacional y a uno de sus agentes. En concreto, Garzón acusa a uno de los mandos intermedios, al que identifican como «Feijóo», de ser un ultraderechista que llega a poner el Cara al Sol a todo volumen en su coche en la puerta de la Audiencia. «Es un facha de la hostia y un borracho impenitente», dice el juez

«Eso no es verdad, Baltasar. Si eso se lo preguntas a Marlaska te dirá que es el mejor del mundo», replica el ex número dos de la Policía. «Y no me pongas delante de Marlaska, que entonces la hemos cagado», apostilla el entonces magistrado. Delgado secunda la reivindicación de su amigo Garzón en relación al comisario «Feijóo», al que describe como «un cero a la izquierda».

Tras comentar el incidente del Cara al Sol, uno de los comisarios presentes en la comida dice que tampoco es normal que haya policías que pongan la Internacional, a lo que la ahora ministra Dolores Delgado también asiente: «Tampoco».

Nueve años de aquella comida, Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska forman parte del gabinete de Pedro Sánchez, que recurrió a personalidades en su ámbitos profesionales para formar el Gobierno tras prosperar la moción de censura con que desalojó al PP de La Moncloa.

Familiaridad

El audio desvela que la actual titular de Justicia participa activamente y con familiaridad en la conversación durante toda la comida, en la que expresó su opinión sobre la imagen «horrible»que estaba dando España tras la detención y envío a la Audiencia Nacional de dos de los piratas somalíes que participaron en el secuentro del pesquero español Alakrana en el Océano Índico. Según Delgado, no tendrían que haber sido trasladado ninguno de los dos, antes de que uno de los comisarios participantes en el almuerzo llamara la atención sobre el hecho de que uno de los dos presos «tiene dermatitis y sífilis».

El juez del caso Villarejo investiga también si Baltasar Garzón, apartado de la carrera judicial en 2012 tras ser condenado a 11 años de inhabilitación por el Tribunal Supremo, ejerció como intermediario en un trabajo encargado al ex comisario Villarejo. En concreto, en el proceso de extradición de Pérez-Maura, trabajo por el que el controvertido policía habría percibido hasta seis millones de euros a través de su complejo entramado societario.