La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, sorprendió este jueves reclamando un mayor control sobre los medios de comunicación durante unas jornadas organizadas por la Asociación de Periodistas Europeos. En plena oleada de informaciones que afectan a miembros del Ejecutivo, Calvo se descolgó con unas declaraciones polémicas: “Necesitamos seguridad. Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, que están abandonando el famoso eje de que la mejor ley que regula el ámbito de la libertad de expresión y del derecho a la información es la que no existe”.

Calvo parte de una base incierta. Sí existe regulación sobre la libertad de expresión y el derecho a la información y las demandas por delitos de injurias y/o calumnias son una constante en las redacciones, a veces como protesta y a veces como método de presión utilizado con voluntad de silenciar. “La libertad de expresión está perfectamente regulada, de toda la vida, por el Código Penal y el Código Civil, y no necesitamos más regulación”, asevera Victoria Prego, directora adjunta de El Independiente y presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

La libertad de expresión está perfectamente regulada, de toda la vida, por el Código Penal y el Código Civil, y no necesitamos más regulación’, rebate Victoria Prego

La APM apoya el comunicado emitido este viernes por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), en el que lamenta las palabras de la vicepresidenta del Gobierno y “rechaza cualquier intento de modificar el derecho a la libertad de información”. En el texto, la FAPE subraya que “cada vez que los Gobiernos tratan de regular la libertad de expresión es para limitarla” y recuerdan que la Unión Europea ya rechazó legislar sobre las fake news “precisamente por el riesgo de limitar la libertad de expresión”.

“Si el Gobierno quiere que reflexionemos, hay que decirle que llevamos haciéndolo toda la vida”, agrega Victoria Prego, en la misma línea que la FAPE, que defiende que las fake news y la mala praxis “se combaten con periodismo que se ciña a los códigos éticos y con planes de educación escolar”.

‘No es nada nuevo’

La presidenta de la APM asegura, en esta línea, que “regular más es cercenar la libertad de expresión” y recuerda que “llevamos mucho tiempo escuchando críticas a determinadas sanciones por determinadas actitudes que deberían ser amparables bajo la libertad de expresión”. “Pues hagámoslo”, reclama.

La periodista cuestiona además el momento escogido por Carmen Calvo para lanzar una idea que ha sido recibida con rechazo generalizado: “Lo que le sucede a la vicepresidenta del Gobierno es que ha sentido en sus carnes al aguijón de las críticas, como tantos otros políticos y tantas otras personas anteriormente”. Y no aprecia la “cacería” de la que habla el Gobierno a través de su portavoz, ni una excepcionalidad en la situación actual: “No es nada nuevo”.

Durante su intervención de este jueves, Calvo culpó a los medios de que sólo el 14% de los españoles crea que en el Congreso se trabaja en su beneficio, y aseguró que era necesario “empezar a tomar decisiones que nos protejan”.