La mejor defensa es un buen ataque. eso debe haber pensado hoy el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien tras ver ayer como perdía la mayoría independentista en el Parlament, ha reeditado su ultimátum contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que ha advertido de que se le ha acabado el crédito. La misma estrategia que ha utilizado el portavoz de JxCat, Albert Batet, arremetiendo contra socialistas y populares, mientras el republicano Sergi Sabrià reconocía que “hoy somos más débiles” y apelaba a la unidad del independentismo.

Quim Torra ha dejado claro además que no va a renunciar a la agitación social liderada por los CDR ni va a permitir que se criminalice a esta organización que batalla con la Asamblea Nacional Catalana (ANC) por liderar la movilización independentista en las calles. El president lo ha dejado claro hoy en la primera sesión de control parlamentaria tras los incidentes violentos vividos la semana pasada tras convocatorias protagonizadas precisamente por los comités de defensa de la república.

“Hablo a menudo con los CDR, miembros de mi familia lo son y tengo interlocución directa” ha respondido irónicamente Torra

“Hablo a menudo con los CDR, miembros de mi familia lo son y tengo interlocución directa” ha respondido irónicamente Torra cuando el portavoz de C’s, Carlos Carrizosa, le ha exigido explicaciones por un vídeo publicado por Crónica Global en el que el president animaba a los miembros de un CDR a prepararse para “empezar la revuelta” cuando llegue la sentencia del Tribunal Supremo sobre el proceso a los organizadores del 1-O.

“Si pretende que criminalice a una organización como los CDR, no lo haré” ha advertido Torra, para quien estos grupos “tienen todo el derecho a perseguir sus objetivos políticos”. El president ha recrimiando además a C’s que “los criminalizan hablando de comandos” y ha llegado a señalarlos como los responsables “de lo que pueda pasar en el futuro”.

Ultimátum a Sánchez

A Pedro Sánchez le ha advertido que “su crédito se ha agotado”. “No abandonaremos nunca la bandera del diálogo” ha asegurado Torra, que ha acusado al Gobierno de limitarse a la retórica y ha vuelto a exigir la puesta en libertad de los procesados en prisión incondicional. “A la gente le preocupa eso porque contamina toda la atmosfera política”.

Torra ha respondido así a Iceta, que ha afeado al Govern la división exhibida el día anterior. “Para fortalecer la posición del Govern convendría que sus propuestas tengan el apoyo de dos tercios del Parlament y ayer la autodeterminación no llegó ni a la mayoría” ha advertido el líder del PSC que ha reclamado más diálogo para solucionar la situación.

“No dejaremos la bandera del diálogo” ha respondido Torra, pero “el crédito de Sánchez se ha acabado, necesitamos oferta ya sobre la mesa” ha concluido para evitar entrar en el debate sobre la división entre las dos fuerzas que dan apoyo al Govern.

Esquerra recrimina a Torra que “hoy somos más débiles” tras la división escenificada ayer por el voto de Carles Puigdemont

El presidente del Grupo Republicano, Sergi Sabrià, ha advertido que “vienen días difíciles” por el juicio del 1-O, y “nos acercamos después de una mala tarde” ha reconocido, una situación que “interpretamos de forma diferente pero seguro que coincidimos en que hoy somos mas débiles”.

Pese a ello, Sabrià ha conminado a republicanos y pugidemontistas a “seguir avanzando juntos” porque “los objetivos que compartimos son mucho más fuertes que las diferencias tácticas”. Objetivos que ha fijado en la independencia y la defensa de “presos y exiliados”. “Son objetivos comunes que van mas allá de las proclamas de dignidad” ha concluido Sabrià, con una recriminación reiterativa de ERC, que acusa a JxCat que quedarse en la gesticulación indignada sin resultados prácticos.

El portavoz de JxCat, Albert Batet, ha optado por su parte por cargar contra los socialistas, a los que ha afeado que apelen al diálogo tras haber formado parte del “tripartito del 155”, y contra el PP, acusando al gobierno de Mariano Rajoy de un “golpe de estado financiero” por la retirada de fondos de entidades financieras catalanas el 2 de octubre, según publicó el rotativo Ara.

Unas publicaciones que han llevado a Torra a afirmar que “lo que se ha leído estos días de la Zarzuela apunta a un comportamiento auténticamente mafioso”, tras acusar al Rey de haber llamado a empresas multinacionales y entidades financieras para presionarlas para que trasladaran su sede social fuera de Cataluña.