Las reacciones ante la decisión del Pleno del Tribunal Supremo de cargar finalmente el impuesto hipotecario a los clientes y no a la banca no se han hecho esperar, y el Gobierno ya ha anunciado que analizará y estudiará el impacto de la resolución del Alto Tribunal sobre hipotecas y fijará su posición en el Consejo de Ministros del próximo jueves.

Dirigentes y responsables de los principales partidos políticos también han reaccionado a través de Twitter al fallo del Alto Tribunal.

Uno de los primeros ha sido el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quien ha llamado por medio de la red social a una gran manifestación “para defender los derechos de la mayoría frente a los privilegios de la minoría” por la “vergüenza y la rabia” de la decisión del Tribunal Supremo. El líder de la formación morada ha convocado dicha movilización para este sábado 10 de noviembre a las 18:00 frente a la sede del Tribunal Supremo.

La polémica decisión de cargar al cliente los gastos del impuesto hipotecario ha sido también criticada por la portavoz de la formación morada, Irene Montero, quien ha reafirmado el tweet de Iglesias con un “saldremos a la calle a defender que se haga justicia”.

Desde Izquierda Unida han citado a Galeano para referirse a la “flagrante y vergonzosa” decisión: “La Justicia es una serpiente que solo muerde a los descalzos”. Así, Alberto Garzón se ha mostrado también muy crítico en la red social, calificando la resolución de “despropósito impropio de una democracia”, al tiempo que lanzaba una pregunta: “¿Qué esperar de una ‘Justicia’ que es dura con el pobre y mansa y vendida con el rico?”

Garzón también ha llamado a unirse a la manifestación anunciada por Iglesias por la necesidad, dice, de responder al “chantaje inaceptable de la banca privada”.

En un tono también crítico, el Secretario General del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha asegurado que desde el PP acometerán “cambios en la distribución de los gastos derivados de las hipotecas” para que “quede claro que el consumidor no tiene por qué ser el que pague el impuesto”; y el líder de Ciudadanos Albert Rivera ha tachado de “incomprensible” el “espectáculo” que pone en jaque “a millones de familias”.

En la misma línea ha seguido Carles Puigdemont, quien ha culpado a los bancos de quedarse “el dinero del rescate” y de “hacer pagar” los gastos hipotecarios. Luego “la culpa de que no haya suficiente dinero la tienen los grupos independentistas porque no votarán los presupuestos del PSOE, claro”, ha ironizado.

Dentro del escenario catalán, el presidente del Partido Popular en Cataluña, Xavier García Albiol, ha sorprendido con su crítica al calificar de “grave error” el hecho de que el Tribunal Supremo se haya corregido “a sí mismo”, y alerta de “consecuencias sociales imprevisibles”.

“Es una grave crisis de legitimidad democrática”, ha manifestado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y ha alertado de que “o se acometen reformas serias” o nadie creerá a la justicia española.

La decisión, que han avanzado fuentes jurídicas a El Independiente, se ha adoptado por 15 votos a favor y 13 en contra en medio de una gran división del Alto Tribunal tras quince horas de deliberación.