El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y el ex presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, se reunieron ayer en Waterloo. La cita de ambos líderes independentistas se produjo el mismo día en el que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) le daba la razón en el recurso que junto al resto de condenados en el ‘caso Bateragune’ presentó el líder abertzale.

La reunión que Otegi y Puigdemont mantuvieron ayer no la ha hecho pública hasta esta mañana el dirigente de la izquierda abertzale. Lo ha hecho través de las redes sociales, en la que ha mostrado una imagen junto a Puigdemont ante un cuadro que muestra una escena de represión policial. En un tuit, Otegi asegura que “Euskal Herria y Cataluña” son dos pueblos “con un único objetivo: la independencia. Nosotros siempre con Cataluña”.

 

Esta mañana el dirigente vasco ha asegurado en la radio pública catalana que el encuentro transcurrió con una “conversación agradable” durante la cual le trasladó a Puigdemont la solidaridad del independentismo vasco. Ha apuntado además que la solidaridad y colaboración entre los movimientos independentistas vasco y catalán son necesarias ya que sin ella el procés “sería imposible”.

Un “GAL judicial”

Fue en Waterloo donde Otegi recibió la noticia de la resolución del TEDH, cuya decisión también valoró muy positivamente el independentismo catalán. Otegi valoró en la Cámara europea la decisión del alto tribunal. Esta mañana los otros cuatro condenados por el ‘caso Bateragune’ han comparecido. Han avanzado que aún estudian la sentencia y no se ha decidido si recurrirla. Las defensas de Otegi y Rafa Diez Usabiaga valoran si reclamar que sea revertida la condena de inhabilitación -la de prisión ya la cumplieron- . Esta condena fue la causa que le impidió presentarse como candidato a lehendakari en 2016.

La inhabilitación a la que está condenado no expira hasta enero de 2021. Esta mañana la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Maite Araluce ha reclamado al Gobierno que recurra la sentencia a la Gran Sala.

Los otros cuatro condenados, Rafa Díez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez, Miren Zabaleta y Sonia Jacinto, han señalado que existe “un GAL judicial” que se está empleando no sólo contra el independentismo vasco sino también contra el catalán. El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, ha afirmado que la utilización e instrumentalización de la Justicia que hace el Estado va más allá “que “Murillo o Llarena”, en referencia a los dos magistrados. Ha apuntado que en España se está empleando la Justicia para “garantizar a toda costa la unidad de España”.