La Dirección General de la Policía ha sacado a licitación a toda prisa la compra de un mínimo de 100 vehículos de segunda mano al no haberse aprobado a tiempo la prórroga del contrato por el cambio de Gobierno y perder 244 coches, lo que está afectando “gravemente a la operatividad de las comisarías” provinciales. La merma que se ha producido en la flota por esta circunstancia se sitúa en el 12%.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este jueves el anuncio de la División Económica y Técnica del Cuerpo Nacional de Policía por el que abre el plazo para recibir ofertas para la adquisición de 55 monovolúmenes y 45 todoterrenos -ya en circulación- una vez transformados y equipados como patrulleros ‘tipo Z’. Las propuestas se podrán presentar hasta el próximo 5 de diciembre, cifrándose el valor del contrato en 247.934 euros (más IVA).

El pasado 30 de junio terminó el contrato, bajo la modalidad de renting, por el que el Cuerpo disponía de 244 vehículos (182 turismos ‘tipo Z’ y 62 todocaminos). En la memoria justificativa, la Dirección de la Policía expone que había solicitado la prórroga, pero “por razones ajenas (cambio de Gobierno y nuevo equipo ministerial) no ha sido aprobada a tiempo”.

La Policía admite un “quebranto para la seguridad ciudadana” tras reducirse al 50% la flota en comisarías

En este sentido, el Cuerpo Nacional de Policía recuerda que la autorización de la elevación del límite presupuestario de 2019 por parte del Consejo de Ministros se demoró hasta el 29 de junio de 2018, lo que impidió darle continuidad al contrato y seguir disponiendo de estos vehículos.

“La actual situación presupuestaria, limitada en cuantía y afectada de forma directa por la considerable reducción de la dotación económica en los últimos años, ha dado como resultado que el número actual de estos vehículos sea muy ajustado, dado el incremento de las plantillas, por lo que, al estar prácticamente completos los catálogos de puestos de trabajo, se podrían ampliar las patrullas”, añade el documento.

Memoria justificativa de la licitación de 100 vehículos para la Policía Nacional.

Memoria justificativa de la licitación de 100 vehículos para la Policía Nacional.

La Policía reconoce que este contratiempo administrativo está provocando un “quebranto para la seguridad ciudadana”, por cuanto la flota operativa se ha visto reducida de media en un 12%. La reducción supera “el 50%” en algunas plantillas, caso de la comisaría provincial de Palencia (de 7 a 3) y Lleida (de 6 a 3).

El Cuerpo saca a licitación a toda prisa la compra de 100 unidades de segunda mano y con hasta 120.000 kilómetros

Tras la pérdida de estas 244 unidades, el parque automovilístico del Cuerpo Nacional de Policía se sitúa en 1.829 vehículos: 1.276 en régimen de renting e incorporados al servicio hace menos de tres años y 553 en propiedad y con una antigüedad media de 11 años. Ello explica que presenten “numerosas deficiencias” y que su mantenimiento genere un “elevado coste”, dándose por seguro que se producirán “bajas considerables” debido al “uso intensivo” que se está haciendo de ellos por la falta de unidades.

Con cargo al ejercicio económico en curso está prevista la compra de 75 turismos ‘tipo ‘Z’, que, sumados a los 100 que han salido ahora a licitación, “paliarían las deficiencias más urgentes”. La normalidad no se recobraría hasta que surta efecto el nuevo contrato de renting.

Debido a la necesidad de aumentar su flota, la Dirección de la Policía ha optado en la tramitación por el procedimiento “abierto acelerado”. Los vehículos que se oferten no podrán tener una antigüedad superior a 60 meses y un kilometraje que no exceda los 120.000.

En cuanto a la adjudicación, el número de vehículos que se oferten será con diferencia el criterio más relevante con hasta un 96 % de los puntos. También se ponderará en la valoración de las ofertas las mejoras técnicas que se realicen a los patrulleros, como un incremento de la potencia del motor por encima de lo exigido, climatización y transmisión 4X4.

En plena guerra del Gobierno al diésel, el centenar de patrulleros que la Policía quiere incorporar utilizan este combustible

En plena guerra del Gobierno al diésel, llama la atención que los 100 vehículos que la Policía quiere incorporar a su flota sean de gasóleo, según detalla el pliego de prescripciones técnicas que regula el concurso.

Los monovolúmenes deberán tener una cilindrada mínima de 1.550 centímetros cúbicos y de 1.450 los todoterrenos. En ambos casos, las lunas del habitáculo delantero, de puertas y laterales deberán estar oscurecidas en su totalidad con un nivel de transmisión lumínica del 50 %, debiendo también estar protegidos para soportar actos antivandálicos.

Las 100 unidades se adscribirán a comisarías de 39 provincias, destacando los 22 coches que se enviarán a Madrid, 10 a Valencia, 8 a Barcelona y 4 a Asturias, Tarragona y Córdoba.

ITV en vigor

Las unidades que se oferten tendrán que llevar incorporado mamparas para separar los asientos traseros de los puestos del piloto y copiloto, sirena electrónica con megafonía y mando remoto, dos linternas con sus correspondientes cargadores, armero, anclajes para las defensas y la preinstalación del radioteléfono móvil de la emisora policial, entre otros equipamientos.

Los patrulleros tendrán que acreditar que han pasado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y estar operativos antes del próximo 10 de diciembre, si bien la apertura de plicas con las ofertas presentadas no se realizará hasta las 10 horas del próximo 20 de diciembre.