Primero en Upday

 

El 9 de septiembre la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, confirmó que se presentaría a su reelección en las elecciones municipales 2019. Su apuesta incluiría una candidatura “plural” en la que Carmena tendría “pleno control de su equipo de gobierno” con la extraña fórmula de la “agrupación de electores”, explicó la regidora un par de días después en rueda de prensa. Sobre si celebrar primarias abiertas no dijo nada.

Han pasado dos meses de su anuncio y la regidora, de 74 años, ya descarta la agrupación de electores a la vez que negocia con el sector oficial de Podemos a cara de perro nombre por nombre su lista para 2019. Lo primero lo confirman varias fuentes y el equipo de Carmena no lo niega. La alcaldesa de Madrid asimismo estaría dispuesta a celebrar primarias abiertas y a volver a compartir bancada con críticos, siempre que Pablo Iglesias no le imponga en su lista cerrada nombres que ella no quiere.

A la alcaldesa la han convencido de los trámites engorrosos que conlleva la agrupación

Con esa lista querría situar a sus fieles en lo más alto de la candidatura. Las negociaciones de Podemos las encabeza el exJemad Julio Rodríguez y las del equipo de Carmena la vicealcaldesa, Marta Higueras, la mujer más leal a la mandataria local. La formación morada habría convencido a la ex magistrada de que la agrupación electoral exige mucha más burocracia y mucho más trabajo que el partido “instrumental”, la vía que eligió Ahora Madrid en 2015 para auparse a la alcaldía.

Una agrupación, por ejemplo, precisa de 8.000 firmas y supondría menos dinero para la campaña electoral ya que al ser algo nuevo no se beneficiaría de los resultados de Ahora Madrid en 2015, amén de otros trámites engorrosos. Aquí Carmena hace tiempo que transige y se decanta, como Podemos, por el partido instrumental o la coalición. Con lo que no cede es con su lista.

El equipo de Carmena y Podemos discuten a cara de perro nombre por nombre

Entre el ex Jefe del Estado Mayor del Ejército y la ex jueza hay buena sintonía. Pero es en los nombres donde las cosas encallan. Carmena quiere a su lado a Marta Higueras, a la portavoz Rita Maestre, al delegado de Economía Jorge García Castaño (Podemos), al de Urbanismo José Manuel Calvo (Podemos) y a la de Medio Ambiente Inés Sabanés (Equo), entre otros nombres. También exige espacio para gente de su confianza, entre los cuales podrían estar el gerente Eloy Cuéllar, la asesora jurídica Lourdes Menéndez o su jefe de gabinete Felipe Llamas.

Según El Mundo, entre los nombres que baraja Podemos estaría la secretaria de Organización de Podemos Madrid, Maby Cabrera (cercana a Ramón Espinar) y Bruno Estrada, adjunto al actual secretario general de CCOO Unai Sordo. Las discusiones entre ambas partes no son solo sobre quién debe estar y quién no, sino sobre los puestos de salida (cuanto más arriba, más opciones).

Al parecer también transige con las primarias abiertas, extremo por confirmar aún

Carmena recela de los partidos políticos, pero necesita a Podemos para su campaña. Y Podemos la necesita a ella para repetir victoria en las municipales. A lo que la ex magistrada no renuncia es a su equipo, esto es, una bancada en la que todos voten lo mismo y no haya discrepancias. Actualmente solo tiene diez concejales muy leales. Un ejemplo: ella quiere contar con el responsable de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) José Manuel Calvo independientemente de su posición en las primarias de Podemos, que va a ser más abajo de lo previsto por decisión del partido.

La novedad reside, siempre según las personas consultadas, en la aceptación de las primarias abiertas, extremo que todavía está por confirmar. Podemos celebra las suyas propias para el ayuntamiento en estos momentos, un proceso que concluirá el 27 de noviembre. Las primarias madrileñas de Podemos generaron momentos de crispación, sobre todo con los dirigentes más cercanos al que será candidato a la Comunidad de Madrid Íñigo Errejón (Maestre, García Castaño).

La tensión es evidente y se ha suspendido incluso un acto para aclamar a la alcaldesa

A continuación vendrá una negociación con Carmena y con Equo para configurar una lista comandada por la alcaldesa. Si las primarias son abiertas, con seguridad IU, Anticapitalistas y Ganemos (Rommy Arce, Pablo Carmona) concurrirán, probablemente por separado; si no, es probable que el sector más díscolo se quede fuera y que el acuerdo Podemos-Equo-Carmena incluya a IU, a pesar de las diferencias entre la alcaldesa y el único concejal destituido, Carlos Sánchez Mato. Los líderes de IU y Podemos se coordinan perfectamente desde las elecciones generales de 2016.

Sea como fuere, la tensión preelectoral es evidente. Prueba de ello es que se ha suspendido un acto para aclamar a la alcaldesa pensado para estas fechas.