El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, niega que exista ningún intento de control por parte del PP del Poder Judicial y se disculpa, en todo caso, del tono empleado en una serie de whatsapp que remitió a los 146 senadores populares afirmando que se controlará “la Sala segunda desde detrás”. La afirmación ha causado estupor entre las personas que hicieron posible el acuerdo para la renovación del CGPJ, aunque lo cierto es que existía “confusión” en las filas populares por un acuerdo que dejaba al PP sin mayoría en el Consejo.

En una reunión informativa con periodistas, Cosidó ha explicado que se trata de un chat interno en el que “el lenguaje no es el mismo” que se emplea en un foro público, pero que “en ningún momento se habla de un intento de control del Poder Judicial“. Niega que de la literalidad del mismo se deduzca eso, aunque el texto del whatsapp, enviado  el pasado sábado por la noche, induce a ello.

En la información publicada por El Español, el portavoz popular elogia al que será  nuevo presidente del CGPJ y del Supremo, Manuel Marchena. Explica que con ese pacto “obtenemos lo mismo numéricamente pero  ponemos un presidente excepcional (…) Y además controlando la Sala Segunda desde atrás”. De sus explicaciones de esta mañana cabe colegir que se refería al control que ejercería Marchena, no el PP, del que ha vuelto a destacar “su solvencia, prestigio y autoridad moral”.

Cosidó quería explicar a los suyos la “confusión” en torno al acuerdo sobre el CGPJ

En definitiva, se trataba de explicar a los suyos cierta confusión, que no dudas, sobre el acuerdo al que llegaron la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y su antecesor en el cargo, Rafael Catalá. Un pacto que, aunque les deja en minoría, “era necesario” puesto que el Supremo “tiene cuestiones complejas e importantes que dilucidar” en los próximos meses como el juicio y la sentencia del “procés”.

Es más, Cosidó, admite que “hay que ser cuidadosos y no dar pie a posibles  malinterpretaciones porque el PP “no sólo no quiere, es que además no puede controlar el poder judicial”, aunque matiza que éste “a lo mejor no es el acuerdo ideal, pero sí el posible y necesario”.

Inmerso el portavoz del Grupo Popular en el Senado en distintas informaciones que le vinculan con una operación para recabar papeles del ex tesorero del PP Luis Bárcenas en plena instrucción del “caso Gürtel” y que él ha negado en redondo, no ha querido aclarar si ha hablado con el líder de su partido, Pablo Casado, sobre el polémico whatsaap, aunque ha apuntado a que hablan con bastante frecuencia.