Pedro Sánchez ha emitido una señal clara y rotunda sobre la situación de debilidad que vive su Gobierno. Y lo ha hecho ante un auditorio donde abundaban los inversores, unas jornadas organizadas por The Economist en Madrid.

El presidente del Ejecutivo ha admitido que la falta de apoyos parlamentarios puede acabar asfixiando la labor del Gobierno. “Si no llegamos a sacar los Presupuestos mi vocación de agotar la legislatura se ve acortada”, ha asegurado Sánchez.

 

Hasta ahora, el jefe del Ejecutivo había insistido una y otra vez en su intención de agotar la legislatura. Sánchez, incluso, había confesado su disposición a prorrogar unas cuentas elaboradas por el Gobierno del Partido Popular y que crítico duramente en sede parlamentaria durante su tramitación.

Sánchez ha subrayado que como presidente del Gobierno decidirá cuándo convocar elecciones generales “en base a un único interés, el interés general del país”. “No lo voy a a hacer ni en aras del interés de mi partido ni por supuesto porque lo indique mi partido u otro”, ha enfatizado, informa Europa Press.

En todo caso, ha asegurado que su “vocación” sigue siendo intentar llegar a acuerdos con “todos los grupos”, si bien ha lamentado que PP y Cs no quieran saber “absolutamente nada” de las cuentas públicas y que los partidos independentistas planteen “exigencias que nada tienen que ver” con los Presupuestos y que son “imposibles de asumir por un presidente del Gobierno de cualquier estado democrático de derecho”.