El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha oficializado hoy la invitación a Pedro Sánchez para que Gobierno y ejecutivo catalán se reúnan en el Palau de la Generalitat aprovechando la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona el próximo 21 de diciembre. Lo ha hecho a través de una misiva remitida por el jefe de gabinete de Torra, Josep Rius, al director de Gabinete de Moncloa, Iván Redondo, pese a que el Govern no ha sido informado oficialmente de la cita del 21D, según ha reconocido la portavoz y consellera de Presidencia, Elsa Artadi.

«Oficialmente no hemos recibido ninguna comunicación» ha señalado Artadi, quien ha argumentado que la decisión de proponer este encuentro de gobierno a gobierno se había acordado ya en la reunión del Consell Executiu de la semana pasado.

En su misiva, el Govern recuerda que en la reunión de junio «se manifestó la voluntad de buscar una vía de diálogo que permitiera resolver el problema político» y ofrece en consecuencia «poner a disposición la sede del gobierno catalán para poder llevar a cabo la reunión con el Consell Executiu para encauzar el espacio de diálogo que queremos».

El Departamento de Presidencia ha hecho pública esta misiva tras la reunión del Govern en la que se han adoptado dos acuerdos en conflicto directo con el Gobierno: la apertura de seis nuevas «embajadas catalanas», y la decisión de reclamar al Gobierno el pago de una indemnización todavía por determinar en base a los supuestos costes injustificados de la aplicación del 155 en Cataluña.

Nuevas embajadas

Se trata de la reapertura de seis delegaciones de las que cuatro existían antes de la aplicación del 155, en concreto las de Portugal, Balcanes, centro de Europa y países Nórdicos. Se aprueba así reabrir las sedes de Lisboa y Viena y se traslada las de Balcanes a Zagreb y los Países Nórdicos a Estocolmo. El Govern ha acordado además la apertura de dos nuevas delegaciones, una destinada al Mediterráneo, en Beirut, y otra en Riga para atender a los Países Bálticos.

A partir de ahora, ha explicado Artadi, el Departamento de Exteriores abrirá el procedimiento para designar los delegados y crear la estructura administrativa necesaria de cada delegación. Un trabajo que ya no llevará a cabo el conseller Ernest Maragall, quien hoy ha confirmado ante el Govern que era su última sesión del Consell Executiu. Maragall abandonará sus responsablidades como consejero catalán el viernes, tras el Pleno del Parlamente de esta semana, en el que debe responder a una interpelación de la oposición.

Ernest Maragall se despide del Govern, que abandonará oficialmente cuando concluya el Pleno parlamentario de esta semana

Su adiós no afectará a la ambición expansionista de la Generalitat en materia de relaciones exteriores, a tenor de lo explicado por Artadi, quien ha anunciado una tercera fase de «expansión» de la red diplomática catalana, «cuando estas dos primeras fases de recuperación estén consolidadas».

Respecto a la reclamación al Gobierno por las pérdidas derivadas del 155, Artadi se ha remitido al informe presentado la semana pasada que fijaba en 1.800 millones de euros las pérdidas por «bloqueo, retrasos o pérdidas» de partidas presupuestarias a causa de la intervención de la Generalitat derivada de la declaración unilateral de independencia. La portavoz ha advertido que ese no es el monto que se reclamará, y que el Govern estudia todavía el costo que aspira a que pague el Gobierno, pero ha señalado como la principal partida los 25 millones del Fondos FEDER de la Unión Europea perdidos por inacción de la Generalitat.