PolíticaESCÁNDALO EN EL SINDICATO POLICIAL UFP

Un testigo dice a la Policía que el secretario general le pagó vacaciones y prostitutas

Víctor Duque está siendo investigado por un juzgado de Madrid como posible autor de un delito de malversación / El hermano de su ex pareja sentimental, taxista de profesión, confiesa a los investigadores que le pagaba por servicios que no prestaba

logo
Un testigo dice a la Policía que el secretario general le pagó vacaciones y prostitutas
Víctor Duque, flanqueado por José Manuel Heredia y Juan Verdugo.

Víctor Duque, flanqueado por los miembros de la ejecutiva de la UFP José Manuel Heredia (izquierda) y Juan Verdugo. UFP

Resumen:

Un testigo ha declarado a la Policía Nacional que el secretario general del sindicato Unión Federal de Policía (UFP), Víctor Manuel Duque, le hizo “varios regalos” y que le pagó vacaciones en Tánger (Marruecos) que “incluían servicios de prostitución”.

La Unidad Adscrita a los Juzgados de la Brigada Provincial de Policía Judicial tomó declaración el pasado 18 de mayo a Carlos F.M. en el marco del procedimiento que dirige el Juzgado de Instrucción 32 de Madrid, que ha imputado a Duque como posible autor de un delito de malversación de caudales públicos.

Con obligación de decir verdad, el testigo admitió que conocía al líder del sindicato policial y que había tenido “mucho” trato con él, dado que su hermana -la agente Beatriz F.M.- había mantenido una relación sentimental con Víctor Duque de abril de 2016 a julio de 2017. Hoy están enfrentados en los tribunales.

A preguntas del funcionario policial, Carlos F.M. confesó haber recibido regalos del secretario general, como un televisor Samsung de “unas 50 pulgadas aproximadamente” en enero de 2017 y “vacaciones con todos los gastos pagados en Algeciras, Tarifa y Tánger, en los que incluían servicios de prostitución”. Así se detalla en el acta de su declaración, al que ha tenido acceso El Independiente.

Acta de la declaración del testigo Carlos Roberto F.M. ante la Policía.

Acta de la declaración que el testigo Carlos Roberto F.M. prestó el pasado 18 de mayo ante la Policía Nacional.

En aquella comparecencia en sede policial, el testigo quiso hacer constar que “muchas veces”, cuando se encontraba trabajando con su taxi, Víctor Duque lo llamaba para que “dejara de trabajar y fuera donde se encontraba él, invitándole a comer, cenar o tomar alguna copa”. Para resarcirlo por el tiempo que no había estado facturando al no encontrarse al volante, el máximo dirigente de la UFP “le pagaba las horas que había dejado de trabajar”, utilizando para ello “dos o tres tarjetas de crédito distintas a su nombre” que él pasaba por el datáfono que lleva a bordo.

En oficios dirigidos al juzgado, los investigadores dan plena credibilidad al relato del testigo y, tras analizar los movimientos bancarios, dan por hecho que Duque abonó con tarjetas de crédito asociadas a cuentas del sindicato “gastos de taxi por servicios que no se han prestado”.

El hermano de la ex pareja sentimental de Víctor Duque confiesa que éste le hacía regalos y que le pagaba por servicios de taxi que no prestaba

Los agentes llegan a esa conclusión después de que Carlos F.M. les facilitara copia de los tiques con los que el líder de la UFP pagó las supuestas carreras. Por el escaso tiempo transcurrido entre un abono y otro es difícilmente posible que se hubieran podido prestar dichos servicios.

Así, el 27 de septiembre de 2016 se realizó un pago de 29,60 euros a las 23.25 horas, otro de 28,90 euros a las 23.27 horas y un tercero de 30 euros a las 23.28 euros. Los tres recibos detallan el nombre de Víctor M. Duque León y corresponden a tres tarjetas diferentes.

No fue un hecho aislado. El 6 de septiembre de 2017 volvió a registrarse una situación similar: un abono de 27,70 euros a las 23.33 horas, otro de 21,85 euros a las 23.35 horas y un tercero de 29,45 euros a las 23.37 horas. Más ilustrativo aún fue lo ocurrido el 2 de noviembre de 2017, cuando se hicieron dos pagos a las 23.25 horas: uno de 29,15 y otro de 28,30 euros, recurriendo a tarjetas diferentes.

“Don Víctor Manuel Duque León realizó pagos con tarjetas de crédito por servicios de taxi no prestados, sospechándose que los mismos pudieran haberse pagado con fondos de la UFP, así como otros regalos realizados por éste”, detalla el subinspector en uno de los oficios que constan en las actuaciones.

La Policía cree que dirigentes de la UFP “miran para otro lado” y que puede existir “corrupción” en el seno de este sindicato policial

De acuerdo con los movimientos analizados por la Policía, fueron un total de 23 pagos que se fechan entre el 5 de agosto de 2016 y el 4 de abril de 2017. Este periodo coincide con el de la relación sentimental que mantuvieron Víctor Duque y la hermana del testigo.

Carlos F.M. también relató al agente que le tomó declaración la existencia de otros obsequios que presuntamente le hizo el secretario general de la UFP. En concreto, “una cazadora de la marca Armani, varias camisas de ‘marca’, dos pantalones, así como muchas invitaciones a comer en restaurantes de alto estanding”.

Igualmente, declaró que Duque “aparecía en su casa y en casa de sus padres con marisco de todas las clases, así como botellas de ‘marca’ de vino, ginebra y champán, estando algunas de ellas valoradas en 90 euros”. El testigo aseguró que tiene pruebas de lo confesado “en el whatsaap de su teléfono móvil”.

Asimismo, reconoció que el líder sindical “le regaló un pack Movistar Fusión para su domicilio en Rivas-Vaciamadrid (Madrid), ofreciendo detalles de las instrucciones que le dio para su contratación. Según el testigo, el secretario general de la UFP le dijo “que tenía que ir a una tienda de Telefónica y contratarlo, poniendo como titular de la línea a su hermana Beatriz y como número de cuenta el que le facilitó Víctor Manuel Duque anotado en un pósit”.

Una investigación “prospectiva”, según el dirigente sindical

La defensa de Víctor Duque considera que el Juzgado de Instrucción 32 de Madrid está llevando a cabo una investigación “prospectiva” después de que la instructora haya autorizado a la Policía a analizar todos los correos electrónicos emitidos y recibidos por el líder de la Unión Federal de Policía (UFP) en las dos cuentas de correo electrónico que tiene en el sindicato “sin ninguna limitación”.

El letrado Antonio Alberca considera que esa medida supone una vulneración de los “derechos constitucionales de presunción de inocencia y de secreto de las comunicaciones y correspondencia”, dado que el acceso a esa información puede desvelar la acción sindical de la UFP y en consecuencia conculcar el derecho a la libertad sindical. Duque ha recurrido y confía en que la Audiencia de Madrid revoque el auto que la magistrada Rosa María Freire dictó el pasado 9 de octubre.

“Dicha limitación se hace más necesaria cuando son miembros del Cuerpo Nacional de Policía quienes van a realizar dicha labor de análisis y estudio de correos relativos a un sindicato de carácter policial, con el peligro de que dicha información pueda ser utilizada para luchas internas del sindicato o por otras organizaciones sindicales policiales, pues no olvidemos que ya han existido filtraciones a la prensa de la investigación que perjudican a la UFP y a D. Víctor Duque León”, señala el recurso.

La defensa del líder de la Unión Federal de Policía también aprecia el carácter “prospectivo” de la instrucción en el libramiento ordenado por el juzgado a cuatro bancos (Bankia, Banco Popular, Deutsche Bank y Santander) para que faciliten los movimientos bancarios registrados por diversas cuentas bancarias -de las que es titular el sindicato- desde enero de 2016. “Dicha medida supone vulneración a la presunción de inocencia, dado su carácter prospectivo y del Derecho a la libertad sindical en cuanto suponen una intromisión en la actividad del sindicato a través del análisis de su contabilidad a los efectos de encontrar irregularidades contables”, argumenta el abogado de Duque.

 

Visiblemente molesto por las informaciones que viene ofreciendo El Independiente, el dirigente sindical ha eludido aclarar los hechos narrados por el testigo a la Policía y ha señalado que no va a contestar más a las preguntas de este diario. Duque ha censurado a este medio por “no ponderar el daño” que se está haciendo a su familia con las noticias publicadas y ha indicado que el caso “no va a tener recorrido”.

Se da la circunstancia de que el procedimiento por el que el líder de la UFP está siendo investigado se inició a raíz de la denuncia que el secretario coordinador de vocales del Consejo de este sindicato -Juan V. B.- presentó contra una antigua integrante del comité ejecutivo y ex pareja sentimental de Duque -Beatriz F.M.- por cargarse al sindicato el gasto de una línea telefónica particular y no devolver un Iphone 7 Plus que se le facilitó en su día para su labor sindical. La organización iba a los tribunales tras requerirle sin éxito por burofax que entregara el terminal el pasado 17 de abril.

“Aparecía en casa de mis padres con marisco de todas las clases y botellas de ‘marca’ de vino, ginebra y champán”, confesó el testigo

Beatriz F.M. sostiene que no entrega el teléfono dado que contiene pruebas relacionadas con el procedimiento que dirige el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 1 de Arganda del Rey (Madrid), después de que ella denunciara que su número aparecía en una web de prostitución tras empezar a recibir llamadas de hombres que requerían sus supuestos servicios. La Brigada Central de Investigación Tecnológica de la Policía ha señalado a Duque como la persona que presuntamente facilitó el número de móvil mediante un ordenador portátil del sindicato que fue intervenido por la Policía.

Junto a Víctor Duque y Beatriz F.M, la juez que instruye la causa por presunta malversación de caudales públicos también ha imputado ya al número dos del sindicato, el secretario de Organización y Finanzas José Manuel Heredia. La magistrada ha aceptado la personación en el procedimiento como acusación popular a los secretarios territoriales de la UFP en Baleares, Cataluña y Murcia, que exigen la salida del secretario general por aprovecharse presuntamente de fondos de la organización en beneficio propio.

Subvenciones de Interior

“Resulta significativo el hecho de que durante todo este tiempo, nadie de la Unión Federal de Policía dé la voz de alarma ante estas irregularidades, fácilmente detectables en los tiques y facturas presentadas por el investigado, así como en los cargos realizados en la cuenta bancaria al que estuvieran asociadas las tarjetas de crédito usadas por el investigado, lo que podría llevar a pensar en una posible ‘connivencia’ del resto de dirigentes de la Unión Federal de Policía, que ‘miran para otro lado’ y que ellos mismos también podrían estar beneficiándose de alguna forma, extremos que indicarían una posible ‘corrupción’ dentro de la Unión Federal de Policía”, exponen los investigadores en un oficio fechado el pasado 5 de septiembre.

Con unos 9.800 afiliados, la UFP es el tercer sindicato de la Policía Nacional con mayor masa social. Además de las cuotas, la organización se financia con la subvenciones que otorga cada año el Ministerio del Interior. En concreto, percibió por este concepto 78.499,67 euros sólo entre 2016 y 2017.