El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido este sábado en Buenos Aires tras su participación en la cumbre del G20. La actualidad política catalana ha copado la mayoría de sus respuestas, en las que ha garantizado que los líderes independentistas en prisión “van a tener un juicio justo”, después de que Jordi Turull y Jordi Sánchez anunciasen esta mañana el inicio de una huelga de hambre en la cárcel de Lledoners.

“Las razones que justifican esa acción no son ciertas, van a tener un juicio justo”, ha insistido Sánchez, tras asegurar que la “máxima” del Gobierno es el “respeto a la independencia judicial”. El presidente del Gobierno se ha expresado en la misma línea que la vicepresidenta, Carmen Calvo, que antes ya había asegurado que los líderes independentistas contarán con “todas las garantías de un Estado de Derecho”.

Sánchez también se ha referido al portazo recibido esta semana por Quim Torra, que se niega a reunirse con el presidente del Gobierno el próximo 21 de diciembre, cuando el Ejecutivo trasladará a Barcelona el Consejo de Ministros.

“Lo que no podemos perder son las formas”, ha criticado Sánchez, que ha asegurado que la celebración del consejo en Barcelona sigue adelante y que será “importante, con medidas importantes para la sociedad catalana”.

Al mismo tiempo, el dirigente socialista ha negado que la renovada tensión en Cataluña vaya a afectar a la acción de Gobierno y, preguntado sobre si ahora ve más cerca que antes la convocatoria de elecciones generales anticipadas, ha respondido “con un monosílabo: No”.