Annegret Kramp-Karrenbauer, hasta ahora secfretaria general de la CDU, en Hamburgo.

Annegret Kramp-Karrenbauer, hasta ahora secfretaria general de la CDU, en Hamburgo. EFE

logo
AKK, de 'Mini Merkel' a 'Post Merkel'

Política CONGRESO DE LA CDU EN ALEMANIA

AKK, de 'Mini Merkel' a 'Post Merkel'

La elección de Annegret Kramp-Karrenbauer supone una victoria de la opción por la que apostaba la canciller

“Tengo 56 años, tres hijos ya criados, y una carrera a mis espaldas. No veo nada ‘mini’ en mi trayectoria”.  Annegret Kramp-Karrenbauer, a quien los medios en Alemania conocen como AKK o Mini Merkel, se desmarcaba con astucia del madrinazgo de la canciller federal, que forzosamente la deja empequeñecida.

Este paralelismo con la omnipresente Angela Merkel ha sido su catapulta, pero puede ser también su mayor freno. Una vez designada como presidenta de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, (Völklingen, Sarre, 1962) precisa que su perfil gane peso por sí mismo.

AKK tiene experiencia de gobierno y eso ha contado a su favor a la hora de convencer a los delegados reunidos en Hamburgo este viernes. Ha sido ministra presidenta en el Sarre, el Land fronterizo con Francia de fuerte tradición industrial y, por tanto, antiguo bastión socialdemócrata.

Ocupó la presidencia del Sarre desde agosto de 2011 hasta febrero de 2018 cuando fue elegida secretaria general de la CDU con un 98,7 % de los votos, un récord histórico en este puesto desde su creación en 1967.

Fue la primera mujer a cargo del Sarre y la segunda como secretaria general de su partido, al que se afilió a los 19 años. Al ganar responsabilidad política, su marido, ingeniero industrial dejó de lado su carrera para ocuparse del hogar familiar.

En un momento en que la CDU pierde elecciones contar con alguien que sabe cómo ganarlas, cómo recuperar a los votantes, es decisivo. AKK ha presumido en la campaña cómo ella sí consiguió lleva a la CDU en el Sarre al 40% hoy añorado. Es una cifra que simboliza el poder de los Volksparteien (grandes partidos alemanes). El SPD sufre un descalabro aún mayor en los resultados y en los sondeos y los Verdes compiten seriamente por su puesto como alternativa de gobierno.

La canciller precisamente anunció que renunciaba a presentarse como candidata al liderazgo de la CDU después de los malos resultados cosechados este otoño en Baviera (aunque fue la aliada CSU el aprtido en liza) y sobre todo en Hesse (donde el candidato cristianodemócrata Volker Bouffier sigue gobernando con los Verdes). La CDU perdió 12 puntos.

Los votantes dejaron la CDU para confiar en Alternativa para Alemania o en Los Verdes, curiosamente. Merkel dijo entonces que era una decisión meditada desde el verano, pero sorprendió a todos.

“Con AKK como líder de la CDU, Merkel podrá retirarse en un año. Merkel ha preparado la transición. El proceso empezó con la elección de AKK como secretaria general. Desde febrero ha tenido tiempo para darse a conocer. Lo que no esperaban es que Merz diera el paso”, señala Matt Qvotrup, autor de Angela Merkel, la líder más influyente de Europa.l

“Para lo bueno y para lo malo es como Merkel. Representa un liderazgo tranquilo. AKK es culturalmente más conservadora  por su formación católica. En economía es más social, ha apoyado el salario mínimo, por ejemplo”, señala el catedrático en la Universidad de Coventry.

Nuestra relación está basada en la confianza y el respeto… Nos interesan los resultados y el consenso», afirma AKK sobre Merkel

En una entrevista en Der Spiegel, Kramp-Karrenbauer decía sobre su relación con Merkel: “Nuestra relación está basada en la confianza y en el respeto. Ninguna de nosotras nos distinguimos por las explosiones de emoción. Nos interesan los resultados y el consenso”.

AKK ha rechazado el matrimonio homosexual e incluso en alguna declaración lo ha equiparado a la poligamia. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, contendiente por el liderazgo en la CDU y declarado homosexual, se lo ha reprochado abiertamente. Sobre migración es menos abierta que Merkel pero está lejos de las posiciones de Friedrich Merz, que incluso planteó reformar el derecho de asilo reconocido en la Constitución alemana.

«Es combativa y muchas veces polarizadora porque defiende con convicción sus creencias. No es una versión en pequeño de Merkel», afirma su biógrafa Kirsten Dunz, en el Financial Times.

Merkel, hija de pastor protestante, votó en contra de la ley sobre matrimonio homosexual pero favoreció que el Parlamento se pronunciara y la aprobara en un gesto que describe su talante.

Todos han de encontrarse en el centro. AKK va por este camino. A Merkel le será más fácil coexistir con ella», señala Pilar Requena

“Si no quiere que el partido salga debilitado, AKK ha de contar con quienes no la han votado. Todos han de encontrarse en el centro. AKK va por este camino. A Merkel le será más fácil coexistir con ella”, explica Pilar Requena, ex corresponsal de RTVE en Berlín y autora de La potencia reticente. La nueva Alemania vista de cerca. Para Requena con AKK al frente del partido será más fácil para Merkel terminar su mandato, como es su propósito, en 2021.

A favor de AKK cuenta su moderación, su pragmatismo y su sentido del humor. Politóloga de formación, es cercana y nada pretenciosa. Sus disfraces en el tradicional carnaval del Sarre han hecho crecer su popularidad. La última vez se transformó en una humilde limpiadora.

Cuando Merkel fue elegida como líder de la CDU, hace 18 años aquello fue excepcional. Antes había sido secretaria genral dos años. Desde entonces ha ganado la reelección como candidata única con resultados abrumadores. Una mujer del este de Alemania llegaba por primera vez a la cima de un partido dominado por hombres del oeste.

Como señala Der Spiegel, Merkel ha hecho “una revolución silenciosa”. En el partido, y también en el país. Desde 2005 es canciller en diferentes coaliciones con los liberales primero y dos veces con los socaildemócratas.

Ahora AKK ha de tomar el relevo. Primero, al frente de la formación de Konrad Adenauer. El siguiente paso sería la cancillería. Pero de momento bajo la batuta de Merkel.

Comentar ()