La Fiscalía Superior de Cataluña ha abierto una investigación a los Mossos d’Esquadra por no impedir los cortes y levantamiento de barreras de varias vías de peaje durante el pasado puente de la Constitución por parte de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR).

En un decreto, el Fiscal Superior de Cataluña, Francisco Bañeres, advierte de que, de confirmarse la «ausencia de conminación» por parte de los agentes para disuadir a los CDR de su conducta o la «lenidad en exigir el restablecimiento del orden y la restitución del derecho de los ciudadanos afectados», la actuación de los Mossos podría «dar lugar a responsabilidad», por lo que ordena la apertura de diligencias de investigación.

Un centenar de integrantes de los autodenominados CDR invadió el pasado domingo la AP-7 a la altura de la Ampolla (Tarragona) y obligó a interrumpir la circulación por esta vía durante 15 horas. La Fiscalía se refiere a este incidente y también al levantamiento de barreras en diversos peajes de la AP-7, AP-2 y la C-16 al día siguiente.

Estos incidentes, producidos sin que los Mossos d’Esquadra intervinieran más allá de desviar el tráfico el sábado, han llevado al Gobierno a requerir a la Generalitat por carta para que explique la inacción de la policía autonómica. La Generalitat, sin embargo, defiende la actuación de la policía autonómica, que según la portavoz Elsa Artadi «cumplió su objetivo prioritario» que era evitar «incidentes de orden público» entendidos según la portavoz como enfrentamientos entre policías y manifestantes.

En su escrito de diligencias, la Fiscalía de Barcelona señala que los mossos no intentaron «disuadir a los concentrados de su conducta, ni emplear, de haber sido necesaria, la fuerza imprescindible y proporcional para restablecer el orden jurídico ante una actuación ilegal, dando lugar con ello a una permanencia injustificada en la lesión de los derechos de la multitud de usuarios de la autopista y a un quebranto de la empresa concesionaria».