El Gobierno ha trasladado este lunes a la Generalitat tres cartas en las que pide al ejecutivo catalán que explique por escrito la «dejación de funciones» de los Mossos d’Esquadra ante el caos generado en la AP-7 por los CDR, cortando la circulación el sábado y levantando las barreras de los peajes el domingo. Las tres cartas están firmadas por Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, y José Luis Ábalos, ministro de Fomento.

«Me dirijo a ti para trasladarte nuestra inquietud», dice la carta dirigida por Calvo a Pere Aragonés, su homólogo en la Generalitat. «Aparentemente ha existido una dejación de las funciones que tiene atribuidas ese Gobierno, con consecuencias para la seguridad pública», explica la vicepresidenta en su texto.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«Es nuestra obligación evaluar los posibles incumplimientos del ordenamiento jurídico que se hayan producido», continúa Calvo, que recuerda a Aragonés que «todos somos conscientes de nuestras respectivas obligaciones para evitar este tipo de sucesos».

Marlaska amenaza con enviar a la Policía y la Guardia Civil

Más dura es la carta dirigida por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al consejero Miquel Buch. Marlaska describe los hechos de la AP-7 como una «grave perturbación del orden público y de la seguridad del tráfico, con riesgo para personas y bienes, incrementada dicha gravedad por la circunstancia de haberse producido durante un fin de semana en que, con ocasión del Día de la Constitución, los desplazamientos por carretera son siempre masivos».

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«Se ha tenido conocimiento de que los Mossos d’Esquadra, aún hallándose en el lugar de los hechos, no han ejercido su función de garantizar el mantenimiento del orden público», denuncia Marlaska, que lanza una advertencia: «Se le requiere para que, ante acontecimientos que suponen tan graves alteraciones del orden público y de la seguridad del tráfico, se dicten las instrucciones necesarias a fin de que los Mossos d’Esquadra ejerzan las funciones que constitucional, estatutaria y legalmente les incumben».

«En caso contrario, se ordenará la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuando proceda y en términos de proporcionalidad y necesidad», dice Marlaska, abriendo la puerta al envío de la Policía Nacional y de la Guardia Civil si el ejecutivo de Quim Torra continúa ordenando a los Mossos no actuar contra los CDR, como ha ocurrido este fin de semana.

El Gobierno afronta este miércoles un pleno monográfico en el Congreso de los Diputados sobre la situación en Cataluña y continúa diseñando el operativo de cara al 21 de diciembre, cuando tiene previsto celebrar el Consejo de Ministros en Barcelona, ante el boicot anunciado ya por los radicales de los CDR.