Pere Lluís Huguet, abogado, presidente de la plataforma de juristas Llibertats y ex presidente del Consejo de la Abogacía Catalana defiende la intervención del Gobierno ante la dejación de funciones de la Generalitat en materia de orden público, pero no a través del 155 sino de la Ley de Seguridad Nacional. Lo hace convencido de que los Mossos d’Esquadra “obedecerán” porque son profesionales, y apunta que la solución no es suplantarlos con policías nacionales. Huguet recuerda bien el trato que el Ayuntamiento de su ciudad, Reus, dio a los policías alojados en uno de sus hoteles, y que ahora le ha valido al alcalde un proceso por delito de odio. “Los ciudadanos de Reus somos conscientes de lo que pasó esos días, un escrache constante a los policías que estaban allí, que al fin y al cabo son profesionales que trabajan por nuestra seguridad”.

Pregunta.- Este fin de semana se han producido cortes de carreteras ante la pasividad de los Mossos. ¿Ha llegado el momento de aplicar de nuevo el 155 como se ha dicho incluso desde el PSOE?

Respuesta.- El 155 es una medida que requiere unos incumplimientos generalizados por parte de la comunidad autónoma y un procedimiento especial ante el Senado. Si hablamos exclusivamente de seguridad y posibles incumplimientos de los Mossos d’Esquadra, aquí no nos hace falta el 155. El artículo 155 es una medida más completa, en caso de que haya más incumplimientos.

P.- ¿Y la posibilidad de trasladar a efectivos policiales para suplir a los Mossos?

R.- Es fundamental que tengamos claro que la medida de enviar Policía Nacional y Guardia Civil a Cataluña para cubrir la falta de actuación de los Mossos es un error. El Estado de Derecho no se puede permitir que una parte de ese estado, porque los Mossos son estado, incumpla sus deberes. Por tanto lo que tenemos que hacer es que los Mossos cumplan con sus obligaciones. Si es necesario un refuerzo de Policía y Guardia Civil perfecto, pero quien tiene que garantizar el orden público son los Mossos d’Esquadra, y si no lo hacen hay mecanismos legales suficientes para obligarles a cumplir sus funciones.

Enviar a Policía y Guardia Civil para cubrir la falta de actuación de los Mossos es un error, el Estado no puede permitir que una parte incumpla sus deberes»

P.- ¿Cuáles son esos mecanismos?

R.- Primero hay que tener en cuenta que, de conformidad con la Constitución, las competencias en seguridad ciudadana son del Estado, sin perjuicio de lo que establezcan el Estatuto y las policías autonómicas. El Estado debe ejercer esta competencia, y el instrumento legal para hacerlo es la Ley de Seguridad Nacional que prevé que en una situación de crisis de seguridad como se puede producir el día 21, mediante un decreto se pueda nombrar a una autoridad que se haga cargo de los Mossos.

P.- En este sentido, ¿la carta remitida por el ministro Grande-Marlaska es un precedente necesario?

R.- No, la Ley de Seguridad Nacional solo necesita un real decreto para activar su aplicación. Lo establece el artículo 24, que define la situación de interés para la seguridad nacional y dice que se puede resolver la designación de una autoridad nacional al frente de los Mossos.

P.- ¿Los Mossos se someterán a otra autoridad?

R.- Los Mossos obedecerán, no han desobedecido nunca. Los que desobedecieron fueron sus mandos, incluidos ahora en un proceso penal que les pide penas gravísimas. El 1-O no desobedecieron, cumplieron las ordenes que les dieron, aunque eran contrarias a lo que tenían que haber sido.

P.- ¿La referencia de Quim Torra a la vía eslovena justificaría la aplicación del 155?

R.- Solo por hablar no. Tenemos que ponerlo todo en contexto y tener claro que lo que ha pasado este fin de semana no es solo las declaraciones de Torra, que para mi son muy graves. Es el conjunto lo que hace que haya una situación grave en Cataluña. Primero los Mossos actúan contra unos violentos y Torra habla de depuración, lo que significa que pretenden convertir a los Mossos d’Esquadra en una policía política; esto es gravísimo, aunque por suerte se han echado atrás. Después se produce otro hecho importante, la ocupación de la AP-7 durante 15 horas sin que intervengan los Mossos, parece que recibieron órdenes específicas de no intervenir, lo cual es muy grave. Ni siquiera tenían permiso, estamos hablando de una manifestación ilegal que dura 15 horas cortando una autopista. Es gravísimo. Y cuando se retiran, al día siguiente, optan por ir a los peajes y abrirlos. De nuevo los Mossos no actúan. Por tanto, la gravedad no viene por las declaraciones de Torra, viene por el contexto, y si además ves lo que se está preparando para el 21D, se encienden todas las alarmas. Creo que todos somos conscientes de que el día 21 se da una situación de interés para la seguridad nacional, lo que justificaría la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional.

Creo que todos somos conscientes de que el día 21 se da una situación de interés para la seguridad nacional

P.- La aplicación de este artÍculo implicaría que el Gobierno apruebe en su Consejo de Ministros de este viernes el real decreto para su activación.

R.- Se puede hacer en un Consejo de Ministros ordinario o extraordinario como se hizo con todas las medidas de aplicación del 155. El presidente del Gobierno puede convocar para mañana un consejo extraordinario para aprobarlo.

P.- ¿Las huelgas de hambre están presionando al Tribunal Constitucional?

R.- No nos estamos explicando bien. Si cogemos las estadísticas del Constitucional en recursos de amparo, en estos momentos los recursos de los presos independentistas van muy por delante de la media. El TC ha anunciado que en enero estarán prácticamente resueltos todos los recursos que se presentaron en junio, cuando la media es de un año y medio para resolver un recurso de amparo. La semana que viene resolverá los primeros recursos. Yo no creo que la causa real de las huelgas sea presionar al Constitucional, creo que hay otras causas, quizá presionar a los propios sectores independentistas para conseguir que se movilicen.

P.- ¿Cree que el Gobierno se verá condicionado por su retroceso electoral a la hora de decidir aplicar medidas como el 155?

R.- Como ciudadano y jurista le pediría al Gobierno que se olvide de estrategias electorales. Está en juego el futuro de nuestro país. En esta situación tenemos que pedir a todos los partidos que se olviden de estrategias electorales y actúen para defender el Estado de Derecho y nuestro futuro. Lo que no puede ser es que Cataluña, que era un ejemplo de convivencia y sociedad avanzada, se haya convertido en lo que se ha convertido estos días.

P.- ¿Ve al president Torra desacreditado para seguir al frente de la Generalitat?

R.- Una persona que aboga por la vía eslovena, y no sólo eso, sino que además nos pide que aceptemos las consecuencias de la vía eslovena, que fue una guerra, está desacreditado para cualquier cargo público, al menos hasta que no rectifique.