PolíticaANTE EL CONSEJO DE MINISTROS QUE SE CELEBRARÁ EN BARCELONA

Mossos advierten de que la seguridad sólo se garantiza el 21-D si Interior manda refuerzos

Policías de la Generalitat dan por seguro que los CDR provocarán "disturbios" con motivo de la reunión del gabinete de Pedro Sánchez en Barcelona ante la "inacción" de la dirección del Cuerpo / Reunión este martes para diseñar el dispositivo de seguridad

logo
Mossos advierten de que la seguridad sólo se garantiza el 21-D si Interior manda refuerzos
CDR intentan reventar las vallas de seguridad colocadas por los Mossos en Girona el pasado 1 de octubre.

CDR intentan reventar las vallas de seguridad colocadas por los Mossos en Girona el pasado 1 de octubre. EFE

Resumen:

Mossos d’Esquadra consideran que el Ministerio del Interior deberá enviar policías nacionales y guardias civiles a Cataluña para garantizar la seguridad ciudadana ante los “disturbios” que los Comités de Defensa de la República (CDR) provocarán el próximo día 21 coincidiendo con la celebración en Barcelona del Consejo de Ministros ante la “inacción” de los mandos políticos de la Policía de la Generalitat.

“Interior deberá enviar a guardias civiles y policías nacionales para hacer empleo de la fuerza, disolver a estos grupos y practicar detenciones”, aseguran desde la Unión de Mossos por la Constitución.

El dispositivo de seguridad se decide este martes en el curso de una reunión a la que asisten Policía Nacional, Guardia Civil, Mossos y Guardia Urbana de Barcelona.

Cataluña cuenta en la actualidad con 1.087 policías nacionales y 623 guardias civiles menos de los que integran los catálogos de puestos activos en ambos cuerpos.

Mossos d’Esquadra consideran que el Ministerio del Interior deberá enviar policías nacionales y guardias civiles a Cataluña para garantizar la seguridad ciudadana ante los “disturbios” que los Comités de Defensa de la República (CDR) provocarán previsiblemente el próximo día 21 coincidiendo con la celebración en Barcelona del Consejo de Ministros ante la “inacción” de los mandos políticos de la Policía de la Generalitat.

La Unión de Mossos por la Constitución -asociación que agrupa a varios centenares de agentes que defienden la neutralidad institucional, los valores constitucionales, el ordenamiento jurídico y el Estado de Derecho- mantiene esta postura a la vista de la escalada de tensión que los activistas partidarios de la independencia vienen impulsando en las últimas semanas: enfrentamiento con mossos que trataban de impedir que pudieran reventar actos de Vox en Girona y Terrasa (Barcelona), corte de la autopista AP-7 a su paso por L’Ampolla (Barcelona) durante 15 horas, sabotaje del peaje en varias autopistas coincidiendo con el final del puente de la Inmaculada…

Con estos precedentes, Mossos por la Constitución no tiene dudas de que activistas de los CDR aprovecharán la presencia del gabinete de Pedro Sánchez en Cataluña dentro de diez días para protagonizar “conflictos sociales inspirados en los movimientos de los chalecos amarillos en Francia”, ante lo que el Estado -en su opinión- tendrá que actuar “para restaurar el imperio de la ley”.

‘Mossos’ dan por seguro que los CDR provocarán “disturbios” con motivo de la reunión del Consejo de Ministros ante la ‘inacción’ de la dirección de la Policía Autonómica

“Tenemos comunicados de CDR y comentarios de independentistas diciendo que están dispuestos a enfrentarse a la Brimo [Brigada Móvil de los Mossos d’Esquadra] y recomendando a su gente que se provea de rodilleras y protecciones e incluso de porras metálicas extensibles, que son armas prohibidas excepto para la Policía”, advierte el presidente de este colectivo, Ángel Gómez.

El Periódico ha informado de que el Cuerpo Nacional de Policía enviará a Cataluña unos 400 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) o ‘Antidisturbios’ con motivo de la celebración del Consejo de Ministros el próximo 21 de diciembre. Fuentes del Ministerio del Interior han indicado a este diario que el dispositivo de seguridad -coordinado por Seguridad de Presidencia del Gobierno- no está diseñado dado que la reunión preparatoria no se ha celebrado aún. Ésta tendrá lugar este martes con presencia de representantes de los Mossos d’Esquadra, Policía Nacional, Guardia Civil y Guardia Urbana de Barcelona.

En una carta enviada este lunes, el ministro Fernando Grande-Marlaska insta al conseller de Interior, Miquel Buch, a dictar las “instrucciones necesarias” al objeto de que el Cuerpo de Mossos d’Esquadra “ejerza las funciones que constitucional, estatutaria y legalmente le incumben”. Y advierte: “En caso contrario, por exigencia de la superior responsabilidad en el mantenimiento de la preservación del libre ejercicio de los derechos y libertades y el mantenimiento de la seguridad ciudadana que corresponde al Gobierno, se ordenará la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando proceda y en términos de proporcionalidad y necesidad”.

El incremento de la violencia en Cataluña por parte de grupos radicales partidarios de la independencia coincide en el tiempo con una importante merma de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en dicha comunidad, al no haberse cubierto muchas de las vacantes que se han ido produciendo por las restricciones presupuestarias derivadas de la crisis económicas y por no ser un destino atractivo ya para los funcionarios cuando se convocan concursos de méritos.

Interior deberá enviar a guardias civiles y policías nacionales para hacer empleo de la fuerza y practicar detenciones”, sostiene Mossos por la Constitución

En respuesta a una petición de información escrita del grupo del PSOE en el Congreso cuando aún estaba en la oposición, el Gobierno reconocía que tenía 1.087 policías nacionales y 623 guardias civiles menos en Cataluña de los que integran los catálogos de puestos activos en ambos cuerpos. Más de la mitad de los agentes que faltan corresponden a las plantillas de Barcelona (1.166 funcionarios, concretamente 811 de la Policía y 355 de la Guardia Civil).

La Unión de Mossos por la Constitución, nacida ante el desafío soberanista del 1-O, alerta de que a la “inacción” del Cuerpo para abortar de forma expeditiva estos altercados callejeros podría sumarse una “huelga encubierta de agentes”, lo que podría provocar falta de policías en las calles para repeler los actos violentos que eventualmente los comandos partidarios de la secesión puedan llevar a cabo buscando la caja de resonancia de la presencia del Gobierno en pleno en Cataluña.

“Se está barajando y entre los compañeros se está hablando de que van a asaltar el Parlament, aparte del perjuicio que supone cortar vías férreas, el aeropuerto… El Ministerio del Interior deberá tomar cartas en el asunto y enviar a guardias civiles y policías nacionales para hacer empleo de la fuerza, disolver estos grupos, practicar detenciones…”, señala Gómez, convencido de que los CDR buscan la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para “presentar la victimización de Cataluña a nivel internacional”.

En este sentido, el líder del colectivo sostiene que el independentismo no podría ofrecer esa imagen victimista y de enfrentamiento con el Estado “si los policías encargados de reprimir los desordenes fueran mossos“, de ahí que necesiten -añade- la ocupación de vías públicas, la “pasividad e inacción” de la Policía de la Generalitat por instrucciones políticas, “enfrentamientos” con la Policía Nacional y la Guardia Civil e imágenes de heridos “e incluso muertos”.

El dispositivo de seguridad se decide este martes en una reunión a la que asisten Policía Nacional, Guardia Civil, Mossos y Guardia Urbana

“Ya prevengo que el día 21 habrá disturbios, se celebre o no el Consejo de Ministros en Cataluña. La Generalitat es la que tiene las competencias en materia de seguridad ciudadana. Han puesto al lobo a guardar las ovejas”, defiende Ángel Gómez, quien se muestra seguro de que las agencias de viaje y otros operadores turísticos terminarán recomendando a sus clientes que no viajen a Cataluña en vísperas de Navidad. “La van a liar de manera más beligerante y agresiva que en ocasiones anteriores”, pronostica.

Por su parte, el Sindicato de Policías de Cataluña (SPC) ha denunciado la “indignación” y la “frustración” que sienten muchos mossos con la dirección de la Policía Autonómica, tras anunciar ésta que estaba dispuesta a depurar responsabilidades por las cargas que Mossos d’Esquadra llevaron a cabo en Girona y Terrassa (Barcelona) la pasada semana contra una manifestación que protestaba contra otra de Vox y que terminaron con dos manifestantes detenidos y numerosos heridos.

“No somos el Ejército de nadie”

“No somos el Ejército de nadie, somos la policía del conjunto de la ciudadanía. No somos la Policía de unos contra la policía de otros, somos profesionales de la seguridad y exigimos poder hacer nuestro trabajo con tranquilidad”, reclama el portavoz del SPC, Fran Reina.

El funcionario no descarta que los activistas de los CDR aprovechen la manifestación que se llevará a cabo este miércoles con motivo de la huelga general que los funcionarios han convocado. “Se pueden producir incidentes, se están activando cada vez más y puede ser el preludio”, advierte.