«La represión no se resuelve en reuniones con el Gobierno ni en la mesa de Foment». El líder de la CUP, Carles Riera, ha sido contundente en la valoración de las movilizaciones que hoy recorren Cataluña y que ha identificado como la única respuesta posible para «hacer efectiva la independencia». Sin entrar en ello, ANC y Omnium se han felicitado también por haber conseguido el efecto de una «huelga general» contra la visita del Gobierno.

«Este pueblo se está movilizando para ejercer de forma efectiva la autodeterminación, para pedir el fin de la represión y conseguir derechos sociales y políticos» ha asegurado Riera. «Nada de esto se  planteó ayer ni obtuvo respuesta en la reunión de los gobiernos ni en la mesa de Foment, por tanto, de ahí no esperamos respuestas».

Para la CUP, «queda demostrado que la movilización, la desobediencia y la unilateralidad es el único camino a la autodeterminación». Un camino en el que hoy creen haber obtenido un éxito con unas movilizaciones que han conseguido «ocupadar» el centro de Cataluña y de Barcelona. «Hemos conseguido parar la normalidad y dar una respuesta excepcional de desobediencia a esta provocación que significa la reunión del Consejo de Ministros».

Huelga general

Por su parte, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha dicho que espera que el encuentro entre el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se «transforme en hechos» y ha destacado que las movilizaciones de hoy «han conseguido un efecto de huelga general».

Paluzie ha defendido que el futuro político de los catalanes «lo tienen que decidir ellos votando» en un referéndum y ha advertido contra la tentación de dejar la reunión de ayer en papel mojado una vez superada la prueba del Consejo de Ministros. «Espero que no haya servido simplemente para reducir la tensión» de hoy, sino que el diálogo se «transforme en hechos».

Para la presidenta de la ANC es «evidente que ha habido un intento de enfriamiento de las movilizaciones», pues se ha pasado de que el Govern «calificara de provocación» la celebración del Consejo de Ministros «a celebrar el encuentro de ayer». En todo caso, se ha felicitado porque «se está viendo que es un día de no normalidad; se ha conseguido el efecto de huelga general sin huelga general, se han paralizado numerosas carreteras y ciudades».

En términos similares se ha expresado el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, para quien ha fracasado «el intento de algunos de que la gente se quedara en casa», ha afirmado en referencia al fuerte dispositivo policial desplegado. Mauri se ha felicitado además porque «algunos querían imágenes de violencia y se ha vuelto a demostrar que el soberanismo nunca es violento».

«La unica violencia en Cataluña la trae el Estado» ha concluido. «Haría bien el Gobierno de Sánchez, que ha venido a provocar, en escuchar este clamor que pide autodeterminación».

Esquerra y el PDeCat, también partícipes de la concentración organizada por Òmmium a 500 metros del edificio donde se reúne el Gobierno, se han felicitado igualmente por el éxito de las movilizaciones en contra del Consejo de Ministros.

Anna Caula (ERC) ha recordado que la gente «exige de forma no violenta el derecho a la autodeterminación» y Albert Batet (JxCat) ha recordado que «hoy hay más presos y exiliados que hace un año» para justificar la posición de los partidos independentistas junto a los manifestantes.

«Es una situación que no podemos normalizar, estamos a favor del  diálogo pero un diálogo efectivo que no permita normalizar esta situación con presos y exiliados políticos» ha concluido Batet.