“Lo que hemos venido a hacer aquí es un acto de aprecio a Barcelona. Estamos trabajando para el bienestar de todos nuestros conciudadanos”. La ministra portavoz del gobierno, Isabel Celaa, y la ministra de Administraciones Territoriales, Meritxell Batet, ha comparecido ante los medios de comunicación las la reunión del Consejo de Ministros celebrada en el edificio de la Lonja de Mar de Barcelona. “El diálogo ha dado sus frutos. Hemos conseguido acuerdos concretos”, ha zanjado Batet, quien ha resaltado los avances que se han producido “en befeficio de los ciudadanos”.

Un contexto que ha servido a Celaá para recordar al independentismo que el Gobierno no va ha intervenir en la situación judicial de los procesados por el 1-O.  “Esto es un Estado de derecho” ha recordado la portavoz cuando se le ha cuestionado la que haya “presos y exiliados”. Celaá ha insistido en que el Ejecutivo “no puede interferir en el poder judicial” y ha reclamado “reciprocidad de las fuerzas del Govern para diseñar la senda” de salida al conflicto catalán.

Necesitamos reciprocidad de las fuerzas del Govern para diseñar la senda” de salida al conflicto, advierte Celaá

La portavoz ha señalado que ese es uno de los objetivos del Gobierno y en ese contexto ha valorado positivamente la reunión de ayer entre Pedro Sánchez y Quim Torra y ha invitado a quien quiera manifestarse a que lo haga con respeto y normalidad. “El diálogo ha dado sus frutos. Hemos conseguido acuerdos concretos”, ha zanjado Batet, quien ha resaltado los avances que se han producido “en beneficio de los ciudadanos”.

La ministra de Política Territorial ha rechazado además las críticas por no incluir ninguna referencia a la Constitucion en el comunicado conjunto, arguyendo que “no hay seguridad jurídica sin respeto al marco jurídico” que presiden la Carta Magna. “La posición del Gobierno de España es muy conocida. No existe el derecho de autodeterminación y por tanto no cabe en nuestro ordenamiento jurídico. Y además no resuelve el problema de fondo”, ha añadido respecto a la  las reclamaciones del independentismo. “Diálogo y ley” es la fórmula, ha concluido.

Y Celaá ha respondido al líder de C’s, Albert Ribera, acusándolo de invocar un 155 permanente que “no aporta ninguna respuesta política al tema catalán en este momento, salvo que tras su invocación se esconda un afán de recentralización perpetua de las competencias” autonómicas. “Ni soflamas emocionales ni una aplicación perpetúa del 155 permitirá llegar a otras soluciones deficientes. Es el diálogo dentro de la Constitución lo que nos va a llevar a vehicular y encauzar el conflicto en Cataluña”, ha dicho.

Tarradellas y Companys

Al margen del encuentro del jueves entre Sánchez y Torra, el Gobierno ha querido dar un marcado contenido simbólico al Consejo de Ministros con la inclusión de dos referencias fundamentales para el catalanismo políticos: Lluis Companys y Josep Tarradellas. El primero, símbolo del independentismo, el segundo, referente para el catalanismo conciliador que intenta recuperar el constitucionalismo catalán.

Así, la ministra portavoz ha confirmado que en la reunión del Consejo de Ministros se aprobado, además de la propuesta de cambio de nombre del aeropuerto del Prat por el de Josep Tarradellas, la declaración de rechazo a la condena a muerte de Lluís Companys. “Se proclama así públicamente la restitución de la plena dignidad de Lluís Companys”, ha explicado Celaá.

Batet ha matizado, sin embargo, que “la nulidad de juicios requiere previsión normativa y ahora hay una proposición de ley que se está tramitando en el Congreso”. La ministra de Política Territorial ha explicado que la iniciativa responde a una petición de la propia familia Companys, que no se dio por satisfecha con la declaración ya aprobada anteriormente por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Más polémica ha sido la decisión de renombrar el Aeropuerto de Barcelona-El Prat con el nombre de Josep Tarradellas, decisión que la Generalitat ha rechazado por “unilateral”. Celaá ha defendido que la medida fue consultada con la familia y las “administraciones implicadas”, en referencia a los ayuntamientos de Barcelona y El Prat de Llobregat, y ha rechazado las críticas de la Generalitat y el entorno de la ex convergencia.

Tras la reunión, según informa Efe, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha salido en coche a las 13.20 de la Llotja de Mar, mientras se reproducían algunos altercados en puntos de Barcelona.

Fuera del edificio de la Lonja, y el tiempo en que se ha celebrado la reunión, los Mossos d’Esquadra han detenido hasta las 12.30 horas a siete personas por enfrentamientos con la policía autonómica, a la que han arrojado vallas, piedras y todo tipo de objetos, ante lo que los agentes desplegados por el 21D han efectuado al menos tres cargas.

Según han informado fuentes policiales, seis de los detenidos han sido arrestados por los incidentes en la zona de Drassanes, donde los Mossos han cargado en dos ocasiones contra un grupo de los CDR que les ha arrojado vallas, piedras y pintura y ha levantado una barricada.

Además, otro manifestante ha sido detenido a primera hora de la mañana al intentar saltar el cordón policial establecido en Via Laietana con motivo de la reunión del Consejo de Ministros, en el que se aprobará la subida del salario mínimo hasta los 900 euros.

Los Mossos han comprobado en este caso que el joven llevaba material que podría ser utilizado para elaborar un artefacto incendiario o explosivo, aunque no estaba monta