Quim Torra ha despedido 2018 con una nueva apelación al “diálogo sincero y valiente” con el Gobierno, pero también con la reivindicación del proceso independentista y el anuncio de que iniciará en la primera reunión del Consell Executiu de 2019 la tramitación legislativa de las leyes anuladas por el Tribunal Constitucional durante el mandato de Carles Puigdemont.

En su discurso de fin de año Torra ha advertido que “el año que viene debe servir, precisamente, para realizar el mandato democrático de libertad, para rebelarse ante la injusticia y derribar los muros de la opresión”, para reivindicar a continuación las leyes anuladas por el TC. Un conjunto legislativo que incluye leyes sociales, pero también las leyes de ruptura cuya recuperación supondría volver a la desobediencia del anterior ejecutivo catalán.

En su investidura el actual presidente catalán se comprometió a recuperar “todas” las leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional. Torra se refería así, el pasado mayo, a dieciséis proyectos aprobados por el Parlament, algunos de ellos con el apoyo del PSC, de contenido diverso. El paquete incluye las leyes de emergencia habitacional y pobreza energética, cuya revisión ha iniciado ya el Gobierno de Pedro Sánchez. También están pendientes de recuperación la ley de igualdad catalana, y la de cambio climátio o el canon audiovisual.

Pero también la Ley de transitoriedad jurídica y la Ley de Referéndum, aprobadas por le Parlament el 6 y 7 de septiembre de 2017 con los votos independentistas contra la oposición de los partidos constitucionalistas, que abandonaron la Cámara. El Constitucional anuló ambos textos, pero Torra se comprometió a recuperarlos en su investidura.

Torra se ha referido de nuevo en su mensaje de fin de año a la necesidad de construir desde ya “un país mejor, que no excluya a nadie, que haga del derecho a la vivienda, a la educación, a la salud, al trabajo, a la igualdad de oportunidades, a la sostenibilidad y al medio ambiente la razón de ser de cada decisión política”. Una reflexión que apela a las “leyes sociales” con las que el independentismo busca atraer a los comunes para que apoyen sus cuentas. Pero no ha descartado las leyes de la ruptura.

Mediación internacional

Pese a esta amenaza, el presidente catalán ha insistido también en sus apelaciones “al diálogo, la negociación y la necesaria mediación internacional” y ha reclamado a Pedro Sánchez “que tenga la voluntad de encarar un diálogo creíble, sincero y valiente”.

El presidente catalán no ha obviado, tampoco, el inicio inminente del juicio oral a los líderes de procés. Un juicio que en su opinión debe ser “el altavoz más potente de unas personas que, en algunos casos, hace más de un año que viven encarceladas provisionalmente, y en otros viven bajo la amenaza de una represión inaceptable”.

Torra ha insistido además en la existencia de un 80% de la sociedad catalana convencido de que el juicio a los líderes del 1-O es injusto. “Lo han manifestado una y otra vez: son inocentes, cumplieron con lo que les pedían y tienen que volver a casa”. Y se ha referido al ascenso electoral de Vox para reclamar a los catalanes que “velen para aislar y denunciar a la extrema derecha y el fascismo que incuban el huevo de la serpiente como hacen las democracias europeas”.

Las críticas de la “amenaza”

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha asegurado este domingo que la “nueva amenaza” del presidente de la Generalitat, Quim Torra, “no puede quedar impune”. “El independentismo está descontrolado. 155 ya”, ha añadido.

Casado se ha expresado así a través de un apunte en su cuenta de Twitter, recogido por Europa Press, después de que Torra haya llamado en su mensaje de fin de año a “rebelarse ante la injusticia y hacer caer los muros de la opresión” de cara a 2019, cuando se celebrará el juicio por el proceso independentista.

“Torra llama a la sublevación y arenga a la violencia para consumar la secesión en una nueva vuelta de tuerca. El independentismo está descontrolado y esta nueva amenaza no puede quedar impune, ¿a qué espera Sánchez para poner orden y preservar la unidad de España? 155 ya”, ha escrito el líder de los ‘populares’.

Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, considera que el mensaje de Año Nuevo del presidente de la Generalitat, Quim Torra, “no permite avanzar hacia una solución acordada” por lo que “no es un discurso útil para avanzar”.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha apelado hoy, en el discurso institucional de Año Nuevo, a la “unidad de los demócratas” para conseguir en el 2019 “el mandado democrático de libertad”, y ha pedido al Gobierno español “voluntad de encarar un diálogo creíble, sincero y valiente” que posibilite “una solución democrática y política”.