Política

El BBVA, cliente preferente de Villarejo tras encargarle trabajos por más de 5 millones

Dos de las compañías controladas por el comisario hoy en prisión preventiva emitieron al banco entre 2012 y 2017 un total de 22 facturas, algunas con conceptos genéricos / Más de la mitad están fechadas cuando el policía se encontraba aún en activo

logo
El BBVA, cliente preferente de Villarejo tras encargarle trabajos por más de 5 millones
Factura con la que la empresa de Villarejo cobró una "prima" de 2,13 millones de euros.

Factura con la que la empresa de Villarejo cobró una "prima" de 2,13 millones de euros.

Resumen:

El BBVA, el banco que ha presidido Francisco González (FG) entre enero de 2000 y diciembre de 2018, fue uno de los principales clientes del grupo de empresas controlado por José Manuel Villarejo mientras éste ejercía aún como comisario de Policía.

Como desveló El Independiente el pasado mes de octubre, la entidad financiera pagó 5.083.099,38 euros (más 1.026.788,94 euros de IVA) a dos de las compañías vinculadas al controvertido policía entre 2012 y 2017: Club Exclusivo de Negocios y Transacciones (Cenyt) y Cenyt Consultoría Organizacional SL. Muchos de los conceptos son genéricos, lo que alimenta la idea de que camuflan el motivo real del encargo.

De acuerdo con la documentación que obra en poder de este diario, la factura de mayor cuantía la emitió Cenyt -la matriz del conglomerado empresarial del antiguo agente encubierto- y ascendió a 2.130.299 euros (más IVA). Como concepto figura ‘Prima de éxito de conformidad al contrato de fecha 16 de febrero de 2010 (liquidación final)’, lo que demuestra que las relaciones comerciales entre el segundo banco del país y Villarejo se iniciaron seis años antes de que éste se jubilara como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía.

Gran parte de los fondos abonados por el BBVA al grupo Cenyt se corresponden con la gestiones realizadas por el comisario para desmontar a la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), una de las escasas entidades financieras que se opuso a la ‘extorsión’ a las que le sometía la organización que lideraba Luis Pineda a cambio de no hablar mal en sus publicaciones. Esa actuación está en el origen de la investigación dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz en el marco de la Operación Nelson y que llevó a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) a detener al líder de Ausbanc y al secretario general del colectivo Manos Limpias, Miguel Bernad.

Dos de las compañías controladas por el comisario hoy preso emitieron al banco 22 facturas, algunas con conceptos genéricos

De las 22 facturas emitidas en el periodo referido, más de la mitad -exactamente 12- están fechadas cuando Villarejo se encontraba aún en activo en el Cuerpo Nacional de Policía. En concreto, el hoy preso no pasó a la situación administrativa de jubilación voluntaria hasta el 22 de junio de 2016, semanas antes de cumplir los 65 años.

El juez que instruye el caso Tándem sostiene que, al menos desde 2012, el comisario ya jubilado “había sido contratado por clientes” para elaborar “informes de inteligencia y dosieres utilizables en el ámbito de luchas personales” valiéndose de la información “confidencial” a la que podía acceder por su “condición policial”. A cambio, el funcionario-empresario recibía “grandes cuantías”, tanto en dinero en efectivo como en pagos “en especie” para él o sus familiares.

La alusión a ‘King’

Entre las facturas emitidas por Cenyt por trabajos realizados al banco llama la atención la fechada el 1 de febrero de 2012 y registrada como número 8. Por un importe superior a los 600.000 euros (excluido el 18 % de IVA), el concepto literal es el siguiente: “Servicios profesionales de localización de bienes y estructuras patrimoniales paralelas al proyecto denominado KING. Provisión de fondos”.

A los investigadores del caso que dirige el Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional les ha llamado la atención la alusión a ‘King’ en dicha factura, al tratarse del nombre de la pieza con que se inició la instrucción del caso Tándem. Según informó El Confidencial, la justificación por el uso de dicho término en inglés -‘rey’ en español- obedece al peso que el BBVA tenía en los ingresos de Cenyt.

Otro de los encargos que el banco realizó a las empresas de Villarejo fue la identificación y evaluación la amenaza que el terrorismo yihadista representaba para directivos de esta entidad financiera, encargo por el que el antiguo agente encubierto cobró 175.000 euros (IVA excluido). La factura la emitió Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt) y está fechada el 31 de diciembre de 2015.

Evaluación de la amenaza yihadista

El concepto de la factura, que obra en poder de este diario, dice textualmente: “Servicio de vigilancia y protección de personal de alta dirección de BBVA e instalaciones. Identificación y evaluación de la amenaza yihadista al Grupo BBVA”. Por ese servicio, Cenyt cobró 211.750 euros (incluidos los 36.750 euros correspondientes al 21 % de IVA) mediante transferencia recibida en una cuenta abierta en una sucursal de esta entidad financiera en el Paseo de la Castellana, justamente enfrente de Nuevos Ministerios y a unos 900 metros de la sede del grupo empresarial de Villarejo en Torre Picasso.

Un portavoz del BBVA reconoció a este diario la existencia de dicho encargo a la empresa del entonces comisario en activo y el pago por la prestación de este servicio de asesoramiento en materia de seguridad, con el que pretendían tener información acerca de los riesgos a los que se enfrentaba el personal de alta dirección que viajaba a Estambul por la presencia del grupo español en el mercado financiero turco.

En 2011, la entidad presidida por Francisco González tomó una participación del 25,01 % en el banco turco Garanti, el mayor banco por capitalización bursátil de Turquía. Cuatro años después, el BBVA se convirtió en el primer accionista de dicha entidad tras adquirir otro paquete del 14,89 %, con lo que elevó su participación hasta el 39,90 %.