Política

El juez impide salir de España al chófer de Bárcenas y al policía asesor de Cospedal

Este miércoles también han declarado, como testigos, Bárcenas (en prisión por Gürtel) y su mujer, Rosalía Iglesias

logo
El juez impide salir de España al chófer de Bárcenas y al policía asesor de Cospedal
El que fuera chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos.

El que fuera chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos EFE

Resumen:

El juez del caso Tándem ha prohibido salir de España al exchófer de Luis Bárcenas Sergio Ríos y al policía Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal, en relación a la operación Kitchen sobre el robo de documentación al extesorero del PP por orden del Ministerio del Interior.

El magistrado adopta esta medida pedida por la Fiscalía Anticorrupción después de que ayer y hoy tomara declaración a ambos imputados en la pieza del caso Tándem sobre Kitchen. A Ríos también ordena retirarle del pasaporte y le obliga a comparecer cada mes en el juzgado, han informado fuentes de la Audiencia Nacional.

Gómez Gordo, que fue director general de Documentación y Análisis en el Gobierno de Cospedal en Castilla-La Mancha, ha comparecido hoy en la pieza secreta sobre Kitchen, una operación que supuestamente urdió en 2013 el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz para sustraer documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas valiéndose de Ríos.

Hoy también han declarado, como testigos, Bárcenas (en prisión por Gürtel) y su mujer, Rosalía Iglesias, que ya comparecieron sobre este mismo asunto el 21 de diciembre ante otro juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, encargado de la investigación de la caja b del PP.

Gómez Gordo y el matrimonio Bárcenas son parte de la docena de personas citadas esta semana por García Castellón, entre los que figura el propio excomisario José Villarejo, el principal investigado en la causa y que comparecerá mañana por Kitchen al haber participado supuestamente en la operación.

También están citados mañana como investigados el ex director adjunto operativo de la Policía Nacional Eugenio Pino y el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño.

La operación Kitchen la puso en marcha Interior con la ayuda de Villarejo y supuestamente se financió con fondos reservados, de donde habrían salido los 48.000 euros que pudo cobrar el chófer a cambio de robar los documentos.

De hecho, Interior ha informado a la Audiencia Nacional de que se han hallado evidencias de que en Kitchen participaron policías y confidentes, algunos pagados con fondos reservados.

Esta operación ha dado lugar a otra línea de investigación con respecto a la caja b del PP y por ese motivo el juez José De la Mata interrogó ya al extesorero y a su mujer como investigados y sin que pesara en esa ocasión el secreto de sumario.

Bárcenas explicó entonces a De la Mata que su chófer llevó, por encargo suyo, documentos sobre la contabilidad paralela del partido desde la sede del PP a un estudio de restauración de su mujer, a la que también trasladó a Soto del Real cuando estuvo en prisión preventiva, así como una carpeta con documentos al despacho de su entonces abogado, información que, aseguró, después fue aportada.

Sostuvo además que esos papeles no eran tan relevantes para la causa en comparación con otros documentos que ya había aportado y descargó la responsabilidad en caso de que algo faltara en terceras personas.