Política Operación Kitchen

El chófer de Bárcenas declara al juez que fue Villarejo quien lo captó como confidente

Sergio Ríos Esgueva, que compareció durante tres horas ante juez y fiscales en la Audiencia Nacional, negó haber sustraído documentación sensible al extesorero del Partido Popular.

logo
El chófer de Bárcenas declara al juez que fue Villarejo quien lo captó como confidente

Sergio Ríos Esgueva, chófer del ex tesorero del PP. EFE

Resumen:

El ex chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, declaró este martes en la Audiencia Nacional que fue el comisario jubilado José Villarejo, hoy preso, quien lo captó como confidente para obtener información del matrimonio Bárcenas-Iglesias. Según informan fuentes de la investigación a El Independiente, el imputado compareció durante tres horas ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, el magistrado Manuel García Castellón, y los fiscales Anticorrupción para negar que hubiera sustraído material sensible al que fuera hombre fuerte de finanzas del Partido Popular.

El ex chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, declaró este martes en la Audiencia Nacional que fue el comisario jubilado José Villarejo, hoy preso, quien lo captó como confidente para obtener información del matrimonio Bárcenas-Iglesias.

Según informan fuentes de la investigación a El Independiente, el imputado compareció durante tres horas ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, el magistrado Manuel García Castellón, y los fiscales Anticorrupción para negar que hubiera sustraído material sensible al que fuera hombre fuerte de finanzas del Partido Popular.

El chófer, acusado de un delito de robo, negó haber sustraído material sensible del matrimonio Bárcenas-Iglesias

Asimismo, cuando fue interrogado sobre quién contactó con él y lo contrató para participar en la denominada ‘operación Kitchen‘, Esgueva señaló al presunto cerebro de la operación Tándem, el comisario Villarejo, quien desde hace catorce meses está preso en la cárcel de Estremera. Para captarlo, el agente vinculado a las cloacas del Estado pidió ayuda al inspector Andrés Gómez Gordo, muy próximo a la ex secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.

El chófer, que se encuentra imputado por delitos de prevaricación, robo/hurto y malversación de caudales públicos, pidió declarar a petición propia después de haberse negado a hacerlo cuando fue citado por primera vez el pasado mes de diciembre. Tras un segundo intento fallido el lunes, ayer respondió a las cuestiones planteadas tanto por el juez como por los representantes del Ministerio Público.

El fiscal pide cautelares

Al término del interrogatorio, los fiscales solicitaron que se le impusieran las siguientes medidas cautelares: retirada del pasaporte, prohibición de salir del territorio nacional y comparecencias en el juzgado cada quince días. El juez García Castellón no se ha pronunciado, de momento, sobre la adopción de dichas cautelares.

Sergio Ríos, antiguo militar y quien se dirigía a Villarejo como “mi coronel”, fue captado como confidente mientras el ex tesorero del PP estaba en prisión provisional (desde finales de junio de 2013 a principios de 2015). El Ministerio de Interior albergaba la esperanza de que, como testigo de conversaciones de Rosalía Iglesias y sus familiares, pudiera suministrar pistas de interés que permitieran a los investigadores conocer dónde guardaba aquél su fortuna oculta así como información sensible sobre la financiación irregular del partido conservador.

Según ha reconocido el propio Ministerio de Interior en un oficio enviado a la Audiencia, en Kitchen participaron funcionarios de policía en los años 2013-2015 adscritos a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) así como de la Comisaría General de Información de dicho cuerpo, órgano responsable de la lucha antiterrorista. Según la versión dada por el departamento que dirige en la actualidad Fernando Grande-Marlaska en dicho dispositivo policial se utilizaron “confidentes” o “informadores” que recibieron una “remuneración periódica a cambio de la información facilitada”.

Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción sostiene que aquel dispositivo policial era “ilegal” ya que la Audiencia Nacional en aquellos momentos tenía abiertas dos causas contra Bárcenas y nunca fue informada de que estos extremos estaban siendo investigados por la Policía al margen de la Justicia. El chófer cobró por esa colaboración al menos 48.000 euros, procediendo el dinero de los fondos reservados gestionados por Interior durante la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro.

El recibí incautado a Villarejo

Fuentes conocedoras del sumario reconocen la existencia de recibís firmados por el antiguo chófer -hoy policía adscrito a una comisaría de Madrid- y en los que aparece el nombre o el número de carné profesional de José Manuel Villarejo (14.773), jubilado desde junio de 2016 y en prisión preventiva desde hace casi 15 meses.

Uno de esos recibos de cobro, por valor de 2.000 euros, fue interceptado durante el registro que agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo en las oficinas que el comisario vinculado a las cloacas del Estado tenía en el edificio de Torre Picasso (Madrid). Fue la pista inicial que condujo a los investigadores hasta la polémica ‘operación Kitchen’.

Ríos Esgueva cobró 48.000 euros como confidente de la Policía;  uno de los recibís fue incautado a Villarejo

Está previsto que este miércoles comparezcan en la Audiencia a partir de las 10:30 horas Luis Bárcenas y su esposa Rosalía Iglesias. Ambos comparecen en calidad de testigos y perjudicados directos del presunto robo de documentos en sus viviendas. Acudirán acompañados de sus abogados. Por su parte, este jueves han sido citados  como imputados en Kitchen el ex número dos de la Policía Eugenio Pino y los comisarios José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño.