El presidente ruso, Vladímir Putin, ha mantenido este jueves una conversación telefónica con el líder venezolano, Nicolás Maduro, a quien le ha transmitido su apoyo ante lo que ha calificado como una “destructiva injerencia exterior” en el país latinoamericano. “El presidente ruso ha expresado su respaldo al gobierno legítimo de Venezuela en el marco del agravamiento de la crisis política provocada desde el exterior”, ha informado el Kremlin en un comunicado.

Putin, que recibió a Maduro en Moscú en diciembre pasado, ha denunciado que “la destructiva injerencia exterior pisotea burdamente las normas universalmente aceptadas del derecho internacional”. Además, se ha pronunciado a favor de “la búsqueda de decisiones en el marco del cauce constitucional y de la superación de las diferencias en la sociedad venezolana a través del diálogo pacífico”.

Por su parte, Maduro ha descrito “el peligroso desarrollo de los acontecimientos en el país” en los últimos días y ha agradecido a Rusia su postura. Además, ambos han expresado su deseo de continuar promoviendo la cooperación bilateral en todos los ámbitos, después de que en diciembre Maduro anunciara acuerdos con Rusia por valor de más de 6.000 millones de dólares.

‘Cuasi golpe de Estado’

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha lamentado este jueves que varios líderes mundiales apoyaran lo que ha llamado “cuasi golpe de Estado” en Venezuela y ha asegurado que “nadie” tiene derecho a derrocar a un dirigente por medios ilegales.

“Hemos sido testigos cómo, una vez más, en una plaza ‘se elige’, saltándose la Constitución, a otro jefe de Estado. Por cierto, este cuasi golpe de Estado fue apoyado por los líderes de varios países. Muy rápido. Como si estuvieran siguiendo una orden”, ha escrito Medvédev en su cuenta de Twitter.

Medvédev ha subrayado que “nadie tiene derecho a derrocar con métodos ilegales a un jefe de Estado que ganó hace poco tiempo las elecciones (independientemente de que esa persona guste o no a algunos países y a ciertas fuerzas políticas)”. Previamente, durante un viaje a Argelia, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha asegurado también este jueves que el hecho de que EEUU y varios países reconocieran al “autoproclamado presidente”, el líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, es indicador de que participaron directamente en el estallido de la crisis en el país latinoamericano.

“Eso es injerencia en los asuntos internos de otro país y, como ustedes saben, ya hubo un intento de apartar a Nicolás Maduro del poder, inclusive a través del asesinato”, ha comentado. En su opinión, la existencia de dos líderes en un país conducirá “al caos y a la inestabilidad” y ha llamado a “renunciar categóricamente” a cualquier plan de “injerencia militar” en Venezuela.