Los taxistas en huelga de Madrid han vuelto a lanzarse contra el Partido Popular en la tarde de este lunes. Tras finalizar su concentración en la Puerta del Sol, que ha durado casi tres horas, se han trasladado a pie hasta el Palacio de los Deportes, donde se celebraba un acto sobre el Holocausto en el que participaban los candidatos del PP para el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez Almeida e Isabel Díaz Ayuso. Esta mañana, los taxistas ya habían centrado sus quejas en la calle Génova, también frente a la sede del Partido Popular, tras ser desalojados del Paseo de la Castellana.

Al grito de «somos taxistas no terroristas» y «seguiremos hasta el fin», los taxistas han recorrido el centro de Madrid hasta llegar al entorno del ‘WiZink Center’. Posteriormente se trasladarán al Estadio Wanda Metropolitano donde celebrarán la asamblea informativa y darán a conocer las siguientes actuaciones que realizarán este martes.

La sala en la que se encuentran Ayuso y Almeida se ve perfectamente desde la calle Jorge Juan, donde los taxistas se han parado para gritarles e insultarles «corruptos» acompañados de silbatos y pitidos para que salgan de las inmediaciones. Además, han lanzado huevos contra las ventanas del recinto donde se está celebrando el acto.

En declaraciones a los periodistas, el portavoz de la plataforma Caracol, Ignacio Castillo, ha criticado que el presidente del PP, Pablo Casado, haya sugerido liberalizar el sector mediante la creación de un fondo para comprar sus licencias.

«Me parece indignante que el PP se opusiese al Real Decreto Ley porque iban a tener que indemnizar con millones de euros a las VTC y ahora proponga esto», ha sostenido el portavoz, que ha apuntado que estos «millones de euros» eran por «licencias que han costado 36 euros de gasto de gestión». «Ahora nos propone comprar 70.000 licencias en toda España por un precio mayor. Estos cambios son decisiones políticas sin pies ni cabeza», ha criticado.

Liberalizar el sector

Este lunes, la portavoz del PP de Madrid y candidata a la Presidencia de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha insistido a los taxistas con que no pueden secuestrar la capital y ha abogado como el presidente del PP, Pablo Casado, en «liberalizar» el sector porque existe una situación tecnológica diferente en la que tienen que convivir también con las VTCs.

En el octavo día de huelga de los taxistas, Ayuso ha asegurado que entiende las reivindicaciones del taxi, que es un sector que lleva «muchos años trabajando en Madrid y es un icono de la ciudad» con «gente humilde que ha cumplido las normas», pero que «tienen que entender que los tiempos cambian que tiene que haber competencia como en el resto de los sectores y que tienen que saber que ha venido un nuevo modelo de movilidad que gusta a los ciudadanos y tienen derecho a elegirlo».