El Gobierno vasco ha aprobado hoy la Ley de Empleo Público en la que se incluye lo que ha calificado como “un paso de gigante” en materia de equiparación e igualdad laboral entre hombre y mujeres. La norma regula las condiciones laborales de 110.000 empleados públicos e incorpora coo novedad medidas que aspiran a eliminar la discriminación de las mujeres frente a los hombres.

La medida más relevante es la ampliación del hasta ahora denominado permiso de maternidad y paternidad, que a partir de ahora pasará a denominarse permiso de  “parentalidad” a 16 semanas tanto para hombres como mujeres. Un permiso remunerado al 100% y que será intransferible. El Gobierno ha asegurado que este tipo de medidas favorecerán la conciliación ya que reducirá los casos de las madres que deciden reducir su jornada para el cuidado de los hijos e implicará a los padres en la asunción del cuidado de los niños y en la corresponsabilidad en el ámbito doméstico.

A partir de ahora tanto hombres como mujeres tendrán 16 semanas de permiso por el nacimiento de un hijo, bien a través de la adopcion, la gestación subrogada o el acogimiento. De ellas se podrán compartir un máximo de cuatro semanas por los dos miembros de una pareja y el resto deberá acogerse de modo sucesivo de manera que el niño o la niña esté al cuidado de uno de ellos por un periodo que oscile entre las 28 y las 32 semanas.

Reducir la temporalidad pública

A esta medida, la pionera ley vasca aprobada hoy por el Ejecutivo de Urkullu, y que aún deberá ser refrendada en el Parlamento Vasco, se le suman más medidas para favorecer la conciliación. También incorpora un permiso para el cuidado de los hijos, al que podrán acogerse cualquiera de los dos progenitores, de 150 horas para el cuidado de menores de 12 años. En el caso de cuidados por enfermedad grave se permitirá reducciones de jornada de entre el 50% y el 99%. Por último, para el acompañamiento de un familiar enfermo se autorizarán permisos de hasta 8 horas para la realización de pruebas médicas.

Por otro lado, esta ley de Empleo Público, que sustituirá a la que ahora está en vigor y que data de 1989, también contempla novedades encaminadas a reducir la interinidad en la Administración pública vasca. Así, en los casos en los que en determinados grupos la interinidad alcance o rebase el 40% del total de la plantilla se podrán convocar de modo excepcional ofertas de empleo para consolidar determinados puestos. Para poder optar a esta convocatoria los aspirantes deberán acumular como mínimo ocho años de interinidad en un mismo puesto y enfrentarse a una prueba oposición de carácter práctico.

Además, se establece una nueva regulación para la carrera profesional de los funcionarios: la carrera vertical, la horizontal y la modallidad mixta.