Esquerra Republicana ha anunciado hoy una enmienda a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentados por el Gobierno para 2019. Un anuncio que significa la imposibilidad de tramitar las cuentas de Pedro Sánchez en el Congreso, al que se ha sumado el portavoz de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol. Desde el PDeCat, sin embargo, han recordado que sólo el partido puede hablar de las decisiones de su Grupo en el Congreso, dejando en el aire la postura del partido de Carles Puigdemont.

Los exconvergentes han recordado que tienen tiempo hasta el viernes para registrar la enmienda, mostrando su enfado porque JxCat intente forzar su postura en contra de las cuentas de Sánchez, mientras la portavoz de ERC, Marta Vilalta, se ha felicitado por la coordinación del independentismo en esta materia.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha advertido sin embargo que el Ejecutivo tiene tiempo hasta el 12 de febrero, día en que coincidirá el debate de las enmiendas a la totalidad en el Congreso y el inicio del juicio oral contra los líderes del 1-O, para atender a las reclamaciones de Esquerra. Y ha recordado esas reclamaciones: que el Gobierno inste a la Fiscalía a cambiar su postura en el juicio del 1-O, y la creación de una «mesa de negociación» integrada por los partidos independentistas, PSOE y Podemos, para negociar la aplicación del derecho a la autodeterminación en Cataluña.

«Siempre hemos dicho lo mismo en publico y privado, si ellos hacían gestos de categoría» se aprobarían los presupuestos, ha señalado Tardà. El republicano ha advertido además que han sido muy claros en sus exigencias. «Que el Gobierno inste a la Fiscalía a actuar» y ha lamentado que  «hemos tenido que soportar la mentira de que no podían hacerlo, no es cierto, no les ha convenido hacerlo, legalmente pueden instar a la Fiscalía a actuar».

Tardà se ha referido además a las detenciones de los miembros del CDR de Girona acusados de ocupar las vías del AVE el pasado 1 de octubre, entre ellos dos alcaldes de la CUP, como ejemplo de que la «represión» que denuncian los independentistas «no sólo no se ha frenado, sino que se ha pervertido hasta el extremo de que las últimas detenciones se han hecho sin autorización judicial».

Diálogo sin PP y Cs

El dirigente republicano ha insistido además en la exigencia de una «mesa de diálogo» de la que ha excluido a PP y Cs para buscar una «solución al conflicto de Cataluña con España». Una mesa que, para Tardá, implica «asumir el principio democrático» de aceptar el derecho a la autodeterminación y «el principio de realidad» de que la mayoría de los catalanes quieren un referéndum.

Para Tardà, «es imposible una solución si se niega la realidad, en Cataluña existe una mayoría favorable al referéndum, solo hay que sumar los sufragios de los partidos independentistas y los partidos soberanistas que apoyan el referéndum» es decir, Podemos y los comunes de Ada Colau. «Los votos estrictamente independentistas están solo a dos puntos de la mayoría, no tendría sentido que este espacio compartido que queremos construir no tenga nada que ver con la realidad» ha concluido.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha lamentado la decisión de Esquerra, a la que ha advertido de que la enmienda a la totalidad de los presupuestos «los llevará a votar lo mismo que PP y Cs» y ha «alertado contra una pinza contraria al progreso de toda España y a los intereses de Cataluña».