Política

Bruselas vuelve a rebajar la previsión de crecimiento de España al 2,1% para 2019

La nueva previsión es una décima inferior a la de otoño y a la fijada por el Gobierno. También prevé un impacto negativo de la subida del SMI en el empleo

logo
Bruselas vuelve a rebajar la previsión de crecimiento de España al 2,1% para 2019
Bruselas plantea que ciertos productos estén exentos de IVA.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici. EFE

Resumen:

La Comisión Europea ha publicado este jueves sus previsiones macroeconómicas de invierno, que incluyen una nueva rebaja del crecimiento esperado de España para los años 2019 y 2020. Después de un recorte de dos décimas el pasado otoño, Bruselas corrige el pronóstico de avance del PIB para este año, del 2,2% al 2,1%, una décima menos que también se reduce en el caso de la previsión para el año 2020, que pasa del 2% al 1,9%.

La Comisión Europea argumenta que, después de que la desaceleración del crecimiento de la economía se materializase durante los tres primeros trimestres de 2018, en el cuarto hubo una cierta recuperación del ritmo, con un avance del 0,7%, en parte debido a un mejor comportamiento de las exportaciones.

Pese a ello, la economía española creció un 2,5% en el conjunto del año, una décima menos que lo proyectado por el Gobierno. Siguiendo esta evolución, la Comisión Europea espera que el crecimiento del PIB español se desacelere aún más, hasta un 2,1% en 2019, una décima menos que lo esperado de nuevo por el Ejecutivo, a medida que el ciclo económico siga madurando.

La Comisión Europea ha publicado este jueves sus previsiones macroeconómicas de invierno, que incluyen una nueva rebaja del crecimiento esperado de España para los años 2019 y 2020. Después de un recorte de dos décimas el pasado otoño, Bruselas corrige el pronóstico de avance del PIB para este año, del 2,2% al 2,1%, una décima menos que también se reduce en el caso de la previsión para el año 2020, que pasa del 2% al 1,9%. En cualquier caso, España seguirá creciendo por encima de la media europea (1,3%) y a mayor ritmo que las grandes economías continentales.

La Comisión Europea argumenta que, después de que la desaceleración del crecimiento de la economía se materializase durante los tres primeros trimestres de 2018, en el cuarto hubo una cierta recuperación del ritmo, con un avance del 0,7%, en parte debido a un mejor comportamiento de las exportaciones.

Pese a ello, la economía española creció un 2,5% en el conjunto del año, una décima menos que lo proyectado por el Gobierno. Siguiendo esta evolución, la Comisión Europea espera que el crecimiento del PIB español se desacelere aún más, hasta un 2,1% en 2019, una décima menos que lo esperado de nuevo por el Ejecutivo, a medida que el ciclo económico siga madurando.

Esta desaceleración, explica, se debe sobre todo a una minoración del consumo privado, que crecerá menos que la renta disponible, a medida que la demanda embalsada durante la crisis se vaya absorbiendo y los hogares incrementen sus tasas de ahorro. Esta última repuntará en 2019 desde los niveles históricamente bajos alcanzados en 2018 y que crecerá ligeramente en 2020.

El SMI impactará en el empleo

Por su parte, la creación de empleo se reducirá entre otras cosas por el efecto amortiguador esperado del aumento en el salario mínimo hasta los 900 euros en 14 pagas. Aún así, la Comisión Europea espera que el crecimiento del empleo permita nuevas rebajas de la tasa de paro.

Bruselas también apunta a una desaceleración de la inversión en bienes de equipo y en construcción en línea con la demanda final, después del boyante crecimiento de los últimos años.

El sector exterior sigue frenando el PIB

Por otro lado, la UE considera que la contribución del sector exterior al crecimiento se mantendrá en negativo, pero con una cierta mejoría en 2019, para alcanzar un punto de neutralidad en 2020. A pesar del débil crecimiento del comercio global, las exportaciones es de esperar que mejoren también en los próximos dos años, puesto que España ganará progresivamente cuota de mercado, tras la pérdida sufrida en 2018. Al mismo tiempo, las importaciones se irán frenando al mismo ritmo que la demanda final.

En este contexto, los principales riesgos para el crecimiento económico de España vendrán de una mayor debilitamiento del entorno global y un aumento de la incertidumbre en plena batalla comercial entre EEUU y China, y la próxima salida del Reino Unido de la UE.

Inflación y salarios

Por último, la Comisión Europea espera que la inflación media se reduzca del 1,7% en 2018 al 1,2% en 2019, debido al efecto base de los precios del petróleo. Ya en 2020, el IPC volverá a subir al 1,5%.

En paralelo, el crecimiento de los salarios se acelerará en 2019, en parte por el impacto del incremento del salario mínimo, y se moderarán, aunque aún por encima del ritmo de avance de la inflación, en 2020.

Dudas sobre la ‘tasa Google’

Horas antes de que se conociera el contenido de las nuevas previsiones de Bruselas, el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Kitainen, ha participado en el Nueva Economía Fórum, en presencia de la ministra de Economía, Nadia Calviño.

Durante su intervención ha destacado que, pese al recorte de las previsiones de crecimiento de la economía española, la actividad sigue siendo “robusta” y “tristemente”, solo amenazada por riesgos externos y “artificiales”, como la guerra comercial o el Brexit.

No obstante, ha añadido a los comentarios de la Comisión Europea que en Bruselas existen “dudas” sobre la capacidad recaudatoria de la nueva tasa sobre Determinados Servicios Digirtales, conocida como ‘tasa Google’ (pendiente de aprobación en el Parlamento). “No sabemos muy bien cómo el Gobierno va a recaudar esta tasa”, ha dicho.