Es la tesis que el jueves defendió el presidente del PP, Pablo Casado. Se basa fundamentalmente en asegurar que el nacionalismo catalán sigue «la agenda de ETA». Ahora, la eurodiputada y víctima de ETA, Maite Pagazaurtundua ha secundado la teoría de Casado. Entonces el líder de los populares apuntó, en declaraciones a la agencia EFE, que el proyecto nacionalista catalán que ha logrado que Sánchez haga concesiones, como la creación de una mesa de diálogo con un ‘relator’, nace de «la falacia de una Transición que se cerró en falso». En un sentido similar se ha pronunciado Pagazaurtundua quien afirma que el nacionalismo que lideran Quim Torra y Puigdemont se basa en el «marketing político de ETA».

Apunta que al igual que hiciera la banda y su entorno, los pasos dados por las formaciones soberanistas en Cataluña han seguido un proceso equiparable al impulsado en los años de violencia en el País Vasco. Así, Pagazaurtundua recuerda que en el País Vasco todo comenzó por difundir la idea de la existencia de «un conflicto» que enfrentaba a dos partes, continúo por «internacionalizarlo» y por acompañarlo con discursos para desprestigiar la «reputación democrática» de España, lo que obligaba a recurrir a los servicios de «mediadores» para solucionar el supuesto «conflicto». Pagazaurtundua, que ha publicado un documento titulado «El fin de ETA. La letra pequeña», asegura que el «marco narrativo» en el que se ha movido la historia de ETA y el plan de disolución de la banda y su entorno, se ha trasladado en gran medida a Cataluña.

Recuerda que es precisamente ese mismo «marco narrativo» el que ha empleado el soberanismo catalán desde hace años y el que el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha comprado. Durante el acto celebrado ayer en San Sebastián, Pagazaurtundua, acompañada del filosofo Fernando Savater y del investigador de la universidad de Columbia, David Megía, recordó que el nacionalismo siempre ha sido brillante en la utilización de «la propaganda» y las «fakes». Lo han hecho, dijo, para lanzar al ámbito internacional su mensaje, «su publicidad engañosa». Concluyó que ha sido eficaz al haber logrado que «Sánchez caiga en la trampa».

Mismo ‘marco narrativo’

En víspera de que el próximo domingo se celebre el 16º aniversario del asesinato de su hermano Joseba a manos de ETA en Andoain, la eurodiputada se ha referido al manejo de esa «narrativa» que en el caso del nacionalismo vasco afín al terrorismo se ha continuado haciendo para intentar sellar el final de ETA. Pagazaurtundua ha apuntado que el acto de disolución de la banda fue un claro ejemplo de todo ello, con la presencia de mediadores internacionales cercanos a una de las partes, con una petición de perdón sólo hacia una parte de las víctimas «y utilizó a la otra» y con una escenificación en suelo francés para reforzar la idea de «conflicto» entre España y Euskadi. Un proceso de «blanqueo», denunció, que también se intenta trabajar en el caso catalán a nivel internacional.

En este contexto de blanqueamiento y de marco narrativo justificativo de la violencia sitúa los numerosos homenajes que aún hoy se siguen haciendo a presos de ETA en el País Vasco y Navarra a su salida de prisión. Esta mañana, en una acto en el que ha estado acompañada por la presidenta del Colectivo de víctimas el terrorismo, Consuelo Ordóñez, Pagazaurtundua ha denunciado que en el ‘posterrorismo’ de ETA se sigue produciendo «violencia». La ha descrito como «violencia moral» en forma de reconocimientos y agradecimientos a los miembros de ETA ante la mirada impotente de las víctimas, «es una violencia moral que no permite que las heridas puedan cerrarse de manera correcta». Ha recordado que en el entorno de ETA en ningún momento se ha considerado «condenar su historia criminal pasada» y que incluso «buscan legitimarla».

Ha recordado el caso ocurrido el año pasado y que afecto de modo profundo a su familia, el homenaje a dos colaboradores en el atentado de su hermano Joseba que recibieron en Andoain. Ha subrayado que este tipo de honores a miembros de la banda continúan existiendo en Euskadi, y que además tienen la gravedad de que sólo se brindan «a los miembros de ETA que no reniegan de su pasado criminal, a los que se sienten orgullosos de haber pertenecido a ETA, a los que se han acogido a las vías de reinserción no se les homenajea».

Homenajes a etarras

En el acto celebrado esta mañana en San Sebastián también ha participado Consuelo Ordóñez. La presidenta de Covite ha recordado que sólo el año pasado pudieron documentar cerca de 200 actos de enaltecimiento, bien en forma de homenajes, bien de pintadas y pancartas de agradecimiento a ETA y sus miembros. Ordóñez ha cargado contra la Audiencia Nacional «por no aplicar la ley» y por rechazar todas las peticiones de prohibición de homenajes que el Colectivo ha presentado, así como las denuncias que contra ellos se formalizan. Ha recordado que los artículos 571 a 577 del Código Penal son suficientemente explícitos como para actuar y evitar este tipo de ensalzamientos del terrorismo. Ordóñez recuerda que recientemente el Parlamento Europeo aprobó las recomendaciones de la Comisión Especial sobre Terrorismo en la que en uno de sus puntos instaba a los estados miembros a prohibir los homenajes «a personas declaradas culpables de actividades terroristas mediante sentencia firme».

Covite ha denunciado el homenaje que Sortu organizó para honrar al histórico miembros de ETA, José Miguel Beñaran,  Argala, el 23 de diciembre pasado. Ha recordado que ya en 2006 la Audiencia Nacional condenó a Otegi y al miembro de la izquierda abertzale, Tasio Erkizia -en 2011- por sendos homenajes a Argala, «espero que lo haga también esta vez».