Podemos en la Comunidad de Madrid propone que los turistas que se hospeden en Madrid paguen 5 euros por persona y noche en concepto de «Tasa Turística Madrileña». La medida se aplicaría en hoteles y apartamentos turísticos con el objetivo de recaudar 135 millones de euros, según las previsiones de la formación. El partido de Pablo Iglesias pide aplicar en la capital una medida que ya se aplica en Barcelona pero con un impuesto notablemente mayor: si en la Ciudad Condal el pago máximo de esta tasa es de 2,25€, en la Comunidad de Madrid esta cifra se eleva a más del doble. En el caso de Madrid, sin embargo, la tasa no iría enteramente a las arcas públicas: la formación pide que se reserve un porcentajae para aquellas empresas que primen la calidad laboral de sus empleados.

Este viernes la gestora de Podemos en la Comunidad de Madrid ha publicado un programa con siete medidas, de las que tres van enfocadas al turismo. Con estos puntos, Podemos planea enfrentarse a la candidatura de Iñigo Errejón, Más Madrid, con la que de momentos no hay acuerdo.

La principal apuesta es la creación de «un impuesto de carácter autonómico» que se fijará en 5€ adicionales al precio de mercado. La recaudación, explica el partido, irá para «una redistribución más justa de los beneficios generados por el turismo, a la reinversión en el propio sector y a la actuación sobre la huella ecológica», explica Podemos en el programa.

Junto a este nuevo impuesto, Podemos propone una «regulación y control de la vivienda de uso turístico en la Comunidad de Madrid», que tiene como objetivo «extender el pago de la tasa al conjunto del sector y a sus diversos alojamientos, que deberán competir en igualdad de condiciones». Esta regulación también iría encaminada, señalan, a «frenar la subida de precios de la vivienda, tanto en alquiler como en propiedad, provocada por la expansión de las plataformas de alquiler turístico no regulado».

Además de crear esta tasa turística, Podemos propone crear un sello de «Turismo Madrileño de Calidad que se otorgará a los alojamientos que operen con productores, industria y servicios de la Comunidad de Madrid con criterios adicionales que primen
la calidad en el empleo en esos alojamientos». Una distinción que, según Podemos, «permitirá al alojamiento que la posea obtener como beneficio un porcentaje de la Tasa Turística Madrileña». Un matiz que va encaminado a favorecer a los hoteles y hostales en detrimento de los alojamientos turísticos de plataformas como Airbnb.