El juicio al procés se ha reanudado este miércoles en su segunda jornada en el Tribunal Supremo.

Tras las intervenciones de los abogados de la defensa, será el turno para la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

Los siete jueces que juzgan desde este martes el procés afrontan un reto sin precedentes. Deberán dar una respuesta penal al desafío independentista en Cataluña y tendrán que contrarrestar la imagen de que en España la justicia no es imparcial. Durante meses, los líderes independentistas han repetido hasta la saciedad que están en prisión por “hacer política”. Sin embargo, los criterios que atenderá el Supremo serán exclusivamente jurídicos.