PolíticaPODEMOS

Podemos declara la guerra a los medios para justificar su pronóstico electoral el 28-A

Las caras visibles de Podemos piden no dar crédito a las encuestas electorales publicadas estos días ante la mala perspectiva que dibujan

logo
Podemos declara la guerra a los medios para justificar su pronóstico electoral el 28-A
Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso de los Diputados. EP

Resumen:

Podemos vuelve a culpar a los medios de comunicación ante los malos pronósticos electorales para las elecciones generales del 28 de abril. El partido de Pablo Iglesias ha iniciado su precampaña con todas las encuestas apuntando a una fuerte caída electoral por la que perderían más de un tercio de su representación parlamentaria. Unos datos que provienen de distintos centros de investigación y que se han publicado en diferentes cabeceras, pero que el partido pide ignorar, al considerar que forman parte de una “campaña contra Podemos” por parte de los medios: “Ni caso”.

La denuncia a través de los medios llegó horas después de que Pedro Sánchez anunciara el adelanto electoral y después de que se hayan publicado varias encuestas preelectorales que anticipan una fuerte caída de la formación. La Vanguardia publicó este domingo un sondeo de Gad3 que daba a Podemos 32 escaños frente a los 71 que obtuvo en 2016. Y este lunes 20Minutos sacó otro de Metroscopia otorga a Iglesias un 13,8% del voto, sólo un punto más que Vox. También este lunes publicó La Razón una encuesta de NCReport, que daba al grupo morado un 16% (43-46 diputados).

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha lanzado a sus seguidores varios mensajes denunciando la supuesta falta de credibilidad de las informaciones publicadas relativas a su formación. “Ya ha empezado la campaña contra Podemos”, aseguraba el dirigente en la red social Twitter.  “Es lógico, somos los únicos que defendemos a la gente trabajadora y plantamos cara a los buitres”, sostenía.

Para reforzar esta tesis, Echenique hacía referencia a su situación antes de las elecciones de 2015, las primeras generales a las que concurrieron en las que obtuvieron cinco millones de votos. “Ya están sacando encuestas que nos dan por muertos. Pero no cuela. Hicieron lo mismo en 2015  y sacamos un 20,66%. Ni p&$#* (sic) caso”, denunciaba el dirigente este domingo, enlazando encuestas de La Razón, Eldiario.es, el ABC y el barómetro del CIS.

El propio Echenique mantuvo un rifirrafe en las redes a raíz de estas acusaciones. El número 1 por Zaragoza en las próximas generales criticó en Twitter que La Sexta no incluyera a Podemos en su informativo y que se “olvidara” de un partido con cinco millones de votos.

Un extremo que negó el propio director de la cadena, César González Alarcón, alegando que la formación morada había tenido presencia exclusiva minutos después. “Estás metiendo la pata. Esta pantalla daba paso a los actos del día. Vosotros no teníais acto. Justo después había un vídeo de Montero con un fondo de ella”, defendía. “Antes de publicar es bueno comprobar. Espero que retires lo escrito”, zanjaba el director de informativos.

Unas horas más tarde, Echenique volvía a la carga en su canal de difusión en Telegram, donde reproducía un mensaje del fundador de Podemos, una de las personas más influyentes en Iglesias. “Todo apunta a que Juan Carlos Monedero tiene razón y vamos a una campaña muy sucia contra Podemos: Invisibilización, anunciar nuestra muerte anticipada machaconamente, entrevistar a cualquiera que se preste a hablar mal de nosotros…”, advertía el secretario de Organización.

En el mensaje enlazado, Monedero advertía de “encuestas mentirosas que dicen que Podemos desaparece y vuelve a los peores tiempos de Izquierda Unida”. “Van a publicarse comentarios de todo tipo contra Podemos, se van a poner los altavoces a toda la gente que quiere insultar a Podemos, especialmente a quien estuvo y ya no está. Se va a intentar alimentar la división”, argumentaba el cofundador del partido, que llamaba a sus seguidores a “no creernos las mentiras”.

“Las primeras (mentiras), las de las encuestas”, prosigue el fundador. “Las encuestas dicen lo que quieren que digan quien las paga. (…) No os dejéis engañar, tened por descontado que van  a intentar hacer desaparecer a Podemos. No les creamos, porque si creemos a los mentirosos nuestra democracia va a seguir vaciándose”.

No es la primera vez que Podemos apunta a los elementos externos como responsables últimos de su situación. La organización ya ha recurrido a esta estrategia en algunos de sus momentos más complicados. Así fue después de la polémica compra del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero por 540.000 euros. Tras el revuelo generado y después de recibir múltiples críticas dentro y fuera de su partido, Podemos envió un mensaje en sus militantes y a través de un correo electrónico denunció la “persecución mediática” de su líder. Una persecución que, alegó, se debía a que pertenecía a la formación morada.

El partido ironizaba que si los políticos eligen “bien” su partido, tendrán “jubilaciones doradas en consejos de administración de empresas del Ibex35, invitaciones al palco del Bernabéu, sobresueldos en B o trato de favor en los juzgados”, detallaban en mayo del año pasado. “O, simplemente, que los medios de comunicación digan de ti que eres guapo e inteligente y te pongan primero en las encuestas”, añade la carta. Por el contrario, si los políticos eligen “mal” y se unen a Podemos, siempre según la opinión del partido, “entonces todo vale”, entonces tendrán que “enfrentarse al acoso y la destrucción reputacional por la vía de los medios de comunicación”.