El 23-F en Venezuela se ha saldado con un balance de al menos cuatro muertos y 285 heridos.

El director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, ha anunciado que el Gobierno de Colombia cerrará este domingo y lunes todos los pasos fronterizos con Venezuela en Norte de Santander con el objetivo “de evaluar los daños en las instalaciones gubernamentales”.

La medida, que según Krüger ha sido tomada por el presidente colombiano, Iván Duque, “obedece a la necesidad de evaluar los daños ocasionados a las instalaciones gubernamentales establecidas en la zona de frontera del Departamento de Norte de Santander”.

En cuanto al balance de la jornada, al menos cuatro personas han muerto y 24 más han resultado heridas por disparos en Santa Elena de Uairen, en la frontera entre Venezuela y Brasil, según ha informado la ONG Foro Penal.

Colombia cerrará dos días la frontera de Norte de Santander para evaluar daños

“Hay 24 personas heridas y cuatro han sido asesinadas, fallecieron. La información es que colectivos disparan contra personas que están en la zona de la línea, en la frontera con Brasil”, ha explicado el director presidente de Foro Penal, Alfredo Romero, en su cuenta en Twitter.

El ministro de Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, ha asegurado en una rueda de prensa que el número de heridos por los enfrentamientos que han tenido lugar en los puentes fronterizos entre Colombia y Venezuela es de 285 personas, de las cuales 37 han tenido que ser hospitalizadas.

“Estos hechos violatorios de los Derechos Humanos deja un número de 285 lesionados por uso de gases lacrimógenos de armas no convencionales”, ha explicado Holmes, al tiempo que ha especificado que de el número de heridos, 255 personas son de nacionalidad colombiana.

El ministro colombiano ha asegurado en la rueda de prensa que ha concedido en el centro de acopio de la ciudad de Cúcuta –donde ya han regresado tres de los ocho camiones con ayuda humanitaria estadounidense– que la inmensa mayoría de los heridos se han deben al uso de gases lacrimógenos por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas.

“Se han venido tomando las medidas de orden público necesarias. La prioridad para el presidente Duque es proteger la integridad de las personas en la zona de frontera y por eso se ha dispuesto el retorno de los camiones para proteger la ayuda, con excepción de los que fueron quemados”, ha señalado, al tiempo que ha afirmado que la única intención del Gobierno de Colombia es actuar “por motivos humanitarios”.

El ministro de Defensa de Colombia confirma que sólo un camión con víveres está protegido en Venezuela

Por su parte, el ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, ha explicado que en total han salido durante la jornada del sábado ocho camiones llenos de ayuda humanitaria. Cuatro de ellos iban dirigidos a cruzar el puente Simón Bolívar, que conecta la localidad colombiana de Cúcuta con San Antonio del Táchira, mientras que los otros cuatro tenían como destino el puente Francisco de Paula Santander, que conduce a la ciudad venezolana de Ureña.

Estos últimos lograron pasar el cerco de seguridad venezolano. “Tres se internaron en Venezuela y uno quedó en Colombia. De esos tres camiones, dos fueron incinerados en territorio venezolano y uno permanece allí pero su carga fue retirada para protegerla”, ha afirmado Botero.

Ninguno de los otros cuatro camiones con destino al puente Simón Bolívar ha logrado cruzar la frontera. Tres de ellos han vuelto al centro de acopio en Cúcuta, mientras que el cuarto se encuentra en la zona del puente debido a la cantidad de personas que todavía se encuentran allí, según ha informado el diario colombiano El Espectador,

La oposición anunció el envío de ayuda humanitaria a través de esta frontera, pero las autoridades venezolanas han impedido la entrada de este cargamento.

Este contencioso se enmarca en la crisis política abierta después de que el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, el opositor Juan Guaidó, se autoproclamara presidente encargado del país el pasado 23 de enero por considerar ilegal el nuevo mandato presidencial de Madur