La sede nacional de Ciudadanos, en la calle Alcalá de Madrid, ha amanecido este martes con pintadas en su fachada en las que se critica la postura del partido ante el conflicto entre el sector del taxi y los VTC y se insulta a la portavoz de la Ejecutiva y líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, y al secretario de Programas y Áreas Sectoriales y portavoz económico en el Congreso, Toni Roldán.

Como se puede ver en la fotografía que ha hecho pública Ciudadanos en Twitter, se califica de «corrupto» al partido, se lo acusa de «vender» al sector del taxi y se añade: «Te va a votar tu puta madre». Además, el autor o autores de los grafitis insultan a Roldán llamándolo «joputa» y afirman que «Arrimadas hace mamadas».

Desde la formación naranja han afirmado que estas pintadas son «un cóctel de machismo, intolerancia, insultos y odio» que están seguros de que «no representa al colectivo del taxi». «Nosotros seguiremos trabajando por el progreso, la libertad y defendiendo el interés de los usuarios», han subrayado.

«No nos callarán»

A través de su cuenta de Twitter, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha expresado su apoyo a Arrimadas y Roldán y a continuación ha transmitido «un mensaje firme y contundente para todos los intolerantes»: «No nos callarán».

En el debate sobre el taxi y las empresas de vehículos de transporte con conductor (VTC), como Uber y Cabify, Cs siempre ha estado en contra de prohibir que estas compañías operen.

Al mismo tiempo, ha sugerido que se compense económicamente a los taxistas por el perjuicio sufrido, pero también ha criticado la última huelga de los taxistas en Madrid y Barcelona, que Albert Rivera calificó de «salvaje».